Seguidores

1/04/2012

Cap. 46


Regan's POV
Lunes 23 de Mayo
12:30 P.M.

No iba a negarlo, últimamente las cosas no van tan bien, no con Jade. Trato de evitarla la mayoría de las veces desde que surgió ese rumor. Hay tantas cosas que le oculté durante los primeros meses, sobre Meghan, y simplemente no he sido honesto. Tengo miedo de que se vaya a enterar por otras personas, y ahora me llevó hasta la alberca del colegio, qué es el lugar más remoto y alejado, detrás de las gradas, donde no hay nadie. Donde podrá interrogarme. De hecho, tal vez ya lo sepa.
     –¿Por qué estamos aquí? –le pregunté un poco nervioso.
     –¿Te acuerdas de ese rumor? –me preguntó.
     Yo me quedé callado un momento y asentí.
     –¿Qué con eso? –le pregunté.
     –Bueno, desde que pasó has actuado diferente –me contestó.
     –¿A que te refieres? –le pregunté fingiendo estar confundido al respecto.
    –Sí, a penas me quieres ver después del colegio, me ignoras, me evitas y no contestas mis llamadas, ni mis mensajes, casi no hablamos, es como si fueras una persona totalmente diferente –me respondió–. La única vez que estuviste bien a mi lado fue cuando Hunter estuvo grave, desde entonces me evitaste a evitar de nuevo. Y me importa, me siento mal por eso…
     –Bueno, no lo hice intencionalmente –me defendí y de alguna manera me disculpé.
     –Debe haber un buen motivo, tú no eres así –me dijo.
     –No es nada –insistí.
     –Ahora sé que me ocultas algo –me dijo cruzando sus brazos–. ¿Qué es? –me preguntó con autoridad, como si fuera mi madre, o mi padre, y eso me hizo enfurecer.
     –¡Nada! –le respondí molesto.
     –¿Y ahora me mientes? –me preguntó enojada.
     –¡Por qué yo comencé el rumor! –le confesé de golpe. Ella se quedó callada, abrió la boca para hablar, pero no dijo nada y salió caminando rápidamente de ahí, yo la seguí –¡Jade, espera! –le pedí desesperado.
     –¡Déjame sola! –me gritó desde lejos.
     –¡Si me dejaras explicarte! –le grité.
     –¿Explicar qué? –me preguntó–. ¿Cómo pudiste? –noté en su voz que quería llorar, sus ojos estaban rojos, pero se limitó a seguir caminando–. ¡En serio confíe en ti! –me gritó. No puedo explicar como me sentí al saber que lo había hecho llorar, jamás habría hecho, jamás. Nunca. Mi intención era ser honesto. Además, si quisiera terminar con esto, lo hubiera hecho ya, pero no quiero terminar, no. ¿Por qué querría destruir algo que yo mismo ayude a construir? No. Y no me dejo terminar de explicarle, no era todo lo que había que decir, no era lo que yo quería que ella escuchará. No.

2:30 P.M.

A la hora de la salida, guardé mis libros lo más rápido que pude y salí corriendo hacia el casillero de Jade, pero ella ya no estaba ahí. No quería verme, y es totalmente comprensible, pero habría sido diferente si me hubiera dejado terminar de explicar.

5:00 P.M.

Estaba en mi habitación, enojado conmigo mismo por todo. Estaba esperando su llamada, enojado, harto, desesperado por su voz, la cual sonaba en mi cabeza, repitiendo la misma pregunta: ¿Como pudiste?. Esto no puede terminar. No ha concluido, me niego a esa posibilidad. Haré lo que sea, pero no ha concluido, lo nuestro no ha concluido. No me dejó terminar, si tan solo hubiera terminado…

Martes 24
5:00 P.M.

Había tocado ya varias veces la puerta de la casa de Jade, pero no me abren. Sé que están ahí, pero no me quieren recibir esta vez. No quiero irme a casa, tengo que arreglarlo de alguna manera. Solo han pasado unas horas, pero estoy cansado de esta situación, como si me persiguiera la culpa. Me senté en el porche y esperé, mirando hacia la calle, tal vez… deberíamos, después de todo, tomarnos un tiempo, mi papá me ofreció acompañarlo a Francia a un viaje de negocios y después quedarnos ahí durante las vacaciones, si acepto, mi hermano y mi mamá también irán. Sería un buen tiempo, pero si eso puede aclarar las cosas para las dos, entonces lo haré. Escuché como abrieron la puerta a mis espaldas, pero no volteé a ver quién era hasta que Jade se sentó al lado mío, pasó su mano por su cabello y se lo acomodó, la observaba por el rabillo del ojo y ella ni siquiera me volteó a ver.
     –Tenemos que hablar –comencé y suspiré–. Las cosas no van bien, ¿cierto? –pero ella no me respondió, así que continué–. Tengo mucho que decir, pero primero quiero aclararte que nunca mentí cuando dije que te amaba –le dije–. ¿Entiendes? Jamás.
     –No –me replicó–. ¿Me amabas? Bueno, debiste amarme muy poco para poder decir eso de mi –me juzgó–. Simplemente no puedo creer que fueras tú.
     –¿Puedo explicarlo? –le pregunté un poco harto, ella se encogió de hombros, indiferente, pero sé que por dentro el motivo le importa–. Eso no fue exactamente el rumor que yo comencé –le dije y ella me volteó a ver. He capturado su atención–. En realidad ni siquiera fue un rumor, sólo le mentí a uno de los chicos del equipo de fútbol diciendo que tú y yo habíamos pasado la noche haciendo algo más que dormir –le expliqué–. Le dije que lo habíamos hecho, que por fin lo habíamos hecho.
     –¿Y porque dijiste eso? –me preguntó ofendida.
     –Creo que quiero que se haga tanto realidad que me simplemente lo dije –le contesté.
     –Sé que no es por eso –me replicó–. Sé que te da pena el que no hayamos dado el siguiente paso porque todos tus amigos ya lo hicieron, y te frustra el hecho de que no sea tan fácil como las demás –me dijo–. Desde el principio.
     –¿Y qué si me siento de esa manera? –le pregunté molesto–. Te respeto, no te presiono, jamás lo hice y jamás lo haré porque me importa como te sientes. Y cuando ese chico te ofendió, me sacó de mis casillas, no solo porque te haya dicho, también porque me sentí culpable de que lo más probable es que hubiera comenzado el rumor por mi culpa y tenía miedo de que te fueras a enterar y… lo siento –le dije y la volteé a ver–. Lo que te voy a decir ahora sólo me tomará unos segundos, no es lo que yo quiero, pero…–suspiré–. No te quiero mentir, no quiero… pero creo… necesitamos un tiempo.
     –¿Un tiempo? –me preguntó poco sorprendida–. ¡Puedes tener todo el tiempo que quieras! –me gritó, de la nada, enojada y entonces se puso de pie.
     –Espera… –le pedí y me puse de pie rápidamente–. Lo he estado pensando este día, más bien, lo había considerado, pero no me creía que capaz de decirlo, mucho menos de hacerlo, pero creo que es lo mejor. Me voy a ir a Francia con mi papá este verano, veremos como van las cosas, tú sin mi, yo sin ti y cuando regrese, podemos resolverlo. Tenia que dar este paso. Pero lo podemos resolver.
     Ella se quedó callada.
     –No –me contestó un momento después–. No lo vamos a resolver. Vete, está bien. Cuando regreses yo no estaré aquí para ti, porque no lo podemos resolver, no sé que cambio, algo nos salió mal, y ya no es lo mismo. No volverá a hacer lo mismo y no quiero que vuelva a ser lo mismo –me dijo–. Y sólo quiero que sepas que no es sólo por el estúpido rumor.
     –Detente… –le pedí–. No puedo hacerlo, olvida lo que te dije… estoy mal… perdón –e hice un intento de acercarme a ella, pero me empujó para que me alejara–. Nena, estamos mal, pero lo podemos resolver, lo prometo –le dije en un intento de salvarlo todo. ¡Demonios! Sólo lo empeore todo, pensé que esto es lo que ella querría.
     –No lo podemos resolver –me repitió.
     –No digas eso.. no puede acabar… –le dije–. No hemos terminado.
     –Sí, ha acabado –me dijo–. ¡Hemos terminado! –me gritó–. Lo siento, es la verdad.
     –¡Me estás destruyendo! –le grité–. No digas eso, no digas que no durará para siempre –le pedí–. Lo hará, porque si te niegas, romperás mi corazón, así que no lo digas. ¡Podemos estar juntos! Una y otra vez, una y otra vez, para siempre –insistí con los ojos cristalizados y un nudo en la garganta–. No lo digas, estaremos juntos, para siempre, una y otra vez, somos tú y yo, nada más, nada más importa –dije desesperado.
     –No, jamás, nunca, no de nuevo, no contigo –me dijo y entró a su casa, dio un portazo de lo rápido que cerró la puerta. Yo me quedé ahí, inmóvil. 
     –No… –murmuré–. ¡Jade! –le grité–. ¡Lo siento! –le grité con la voz quebrantada.
     Así que terminó. No quería que terminara, quería un tiempo, pero me di cuenta que estaba mal, ahora no lo puedo resolver. Lo arruiné. No sabía a lo que la gente se refería con tener el corazón roto, pero sé que el mío lo está. Creo que es mi recompensa por no restarle importancia a los corazones de las demás personas por meses. Es como si tuvieras un motivo para vivir, y de pronto, todo eso desaparece, sin dejar huella alguna. Ganas de llorar incontrolablemente por no poder tener a esa persona nunca más, llorar porque lo quieres arreglar, quieres hacer algo para repararlo, pero no saber qué hacer, o no saber cómo hacerlo, y la desesperación sale representada en lágrimas. ¿Por qué?
     Me quedé un rato ahí, después de unos minutos, me marché de ahí.
     Había acabado.

10:00 P.M.

Sé que las cosas no estaban bien y sólo las arruiné más, pero Jade tiene razón, algo salió mal, algo fue mal, en algo nos equivocamos, algo ocurrió y estoy seguro que no fue ese estúpido rumor, fue algo más, pero ya no es lo mismo. Pero la amo tanto que es como si me mente estuviera ocupada solo por pensamientos sobre ella. Es más bien deprimente. Me preguntaría qué es lo qué hice mal, pero perfectamente sé lo que hice. Y no quiero culparme, quiero pensar que no todo fue mi culpa, y si tengo que culpar a alguien. ¿Por qué no culpar a ese estúpido ángel de Cupido? Le deseo la peor de las muertes, todos saben que se la merece.
     De pronto sonó mi celular y contesté.
     –¿Hola? –contesté desanimado.
     –Lo siento –me dijo, era Jade, inmediatamente me acomodé para hablar mejor.
     –Perdóname –le pedí–. Por todo –hice una pausa. Iba a decir algo, pero Jade había terminado la llamada–. Sólo quería ser perfecto para ti –le dije a la nada–. Perdón.

2 comentarios:

A.S. dijo...

Pobre Regan... enserio es un lindo y un idiota al mismo tiempo es decir... ¿Quien le cuenta su vida intima a chicos que solo ve en la escuela? ¡Luego fue mentira! (?) Lo estropeo TODO. Creo que deberían perdonarse ¿No? Ellos estando juntos se complementan...creo yo y como para que Regan llorara por Jade ella debio darse cuenta que para el, ella significa demasiado. (?) Me emociono porque hace mucho que no comentaba y soy la primera en comentar :B

Cuidate^^

Ale*.* Love dijo...

Estuve apunto de llorar. Es que cuando me meto en una historia y pasa algo lloro, y tu historia me tiene bien engachada.
Espero que lo arreglen, porque de verdad esta pareja me encanta.
Besos.