Seguidores

12/29/2011

Cap. 45

Alexandra's POV
Sábado 21 de Mayo
1:30 P.M.

Casi termino mi sexto mes de embarazo, diez días para el séptimo. Dios, el colegio casi termina y el tiempo se ha pasando volando, ojalá y mi peso y tamaño de mi barriga se fueran con él, pero hacen completamente lo contrario. Mi barriga es enorme, cada día me siento más cansada, quisiera librarme ya de esto, y que naciera de una buena vez. Ya la quiero ver, su carita, sus ojos, sostenerla en mis manos, ¿y qué puedo decir de Liam? Él siempre me está apoyando y me cuida, se preocupa por mi. Él no quiere que lo note, pero sé que ha comprado varios libros para la llegada de la bebé. Además de que hemos ido a las clases de preparación para el parto en las cuales ambos nos sentimos ligeramente incómodos, pues lo único que vemos son mujeres de la edad de Liam con sus respectivas parejas… de su misma edad. Por mi, no hay problema, pero creo que a Liam no le gusta. Esa clase de detalles no debería afectarnos a esta altura del partido, pero lo hace.
     Por otro lado, mi madre ha organizado un Baby Shower. Me dijo que invitara a mis amigas, el problema es que no tengo demasiadas. Así que vendrá Jade y Meghan, aunque Jade me rogó que no la invitara. También vendrá mi madrastra y la madre de Liam y algunos familiares más. Como es sólo para mujeres, los hombres, es decir, las parejas de las invitadas harán una pequeña reunión en el piso de Liam. Mirarán el partido y comerán pizza. Liam confesó que no le agrada la idea, pero mi papá se negó a hacerlo en nuestra casa, así que podemos decir que Liam fue prácticamente obligado.
     –Bueno, creo que tengo que irme –le avisé a Liam.
     Él salió de la habitación y caminó hacia mí. Iba vestido casual, se preocupa demasiado por lo que mis familiares, en especial, mi papá y padrastro opinen y digan de él, porque mi papá siempre lo veía en su traje de trabajo, no fuera de la oficina.
     –¿Qué tal? –me preguntó mientras se miraba los zapatos.
     –La verdad es que te ves bien, como siempre –le dije en tono coqueto y me acerqué a él, le acomodé el cuello de su playera y le di unas palmadas en el pecho–. Es sólo una reunión, comerán pizza y mirarán un partido. ¿Qué puede salir mal? –pregunté despreocupada.
     –La verdad es que no conozco a nadie, excepto a mi papá y mi hermano y bueno, tu papá, pero los demás… sabes, sé que harán alguna pesada sobre mi o nuestra situación, no lo sé, lo presiento –me contestó nervioso–. Todo mundo lo hace.
     –La verdad es que no es cierto. Mi papá estará presente y también mi padrastro, lo que significa que no lo harán porque mi papá se enojaría, él todavía te aprecia demasiado –le expliqué, tratando de tranquilizarlo–. Lo respetan, te respetan.
     –Bueno, creo que deberías irte, antes de que tu propia fiesta comience sin ti –me apuró.
     –Nos vemos en un rato, te quiero –le dije, lo besé y me salí de su departamento, caminé hacia el elevador y esperé pacientemente a que llegara a mi piso, y cuando las puertas de éste se abrieron, me sorprendí al ver a mi papá con mis hermanos junto con mi padrastro y Shane en brazos. No me imagino que clase de conversación entablaron: “Oye, que bonito hijo el que hiciste con mi ex-esposa.” Además sé que desde algún tiempo tienen una que otra diferencia–. Hola –lo saludé cuando entré al elevador.
     –Hola –Me saludaron todos los cuatro al mismo tiempo, y acto seguido, salieron del elevador, y las puertas se cerraron.

2:30 P.M.

En casa de mi mamá la fiesta se llevó a cabo en el jardín trasero, colocaron algunas mesas y la mesa de regalos estaba bastante llena para ser sólo unas cuantas personas. A puesto que la mayoría son regalos de parte de mi madre. Antes de que la comida estuviera lista, sirvieron algunos aperitivos, los cuales devoré sin siquiera dudarlo. Moría de hambre.
     –¿Y ya tienen pensado un nombre? –me preguntó una de mis tías.
     –Bueno, la verdad es que sí… –le contesté.
     –Skylar es un nombre hermoso –Sugirió mi mamá, interrumpiendo.
     Suspiré impaciente. Mi mamá cree que ese nombre es bonito, pero a mi no me gusta, tanto me desagrada que ni siquiera se le presenté la idea a Liam. Además, no voy a llamar a mi hija como mi mamá quiera, voy a llamarla como yo quiera.
     –Estábamos pensando en Hailie, a ambos nos gusta ese nombre –le terminé de responder, ignorando a mi mamá.
     Todas sonrieron en aprobación del nombre.
     –Apuesto que será hermosa –me dijo una tía.
     Yo sonreí y no supe que decir después.
     –¡Se está moviendo! –anuncié. Todas exclamaron un oh… y sonrieron emocionadas, mi mamá que era la que estaba sentada al lado mío, coloco sus manos en su barriga y sonrió.
     –Se mueve mucho –mencionó mi mamá.
     –Eso es bueno –me dijo otra tía.
     Todas tienen la edad de mi mamá, pero la única diferencia es que sus hijos tienen cinco o cuatro años, lo que significa que están con sus papás, lo que significa que están en el departamento con Liam… lo que garantiza ser un verdadero desorden, porque, hay que admitirlo, cualquier lugar donde hay un niño, hay desastre, inevitablemente.
     –Si se mueve mucho, significa que será un bebé muy inquieto –comentó mi madrastra–. El ejemplo está en tus hermanos –añadió y mi mamá la volteó a ver con recelo. Ya me imagino lo que ha de estar pensando: “Sí, bonitos hijos los que hiciste con mi ex-esposo.”
     –Además viene de familia, es decir, mira a tus hermanas –dijo mi mamá, tratando de llamar la atención y entonces mis hermanas pasaron corriendo y gritando.
     –Vaya… eso era lo único que me faltaba –murmuré.

4:20 P.M.

Ya había terminado todo, pero estaba ayudando a mi mamá a limpiar, o bueno, estaba tratando de ayudar, pero ella no me dejaba. Dice que no es bueno que haga esfuerzo, y es que estaba recogiendo la basura de los regalos que había abierto. Y no quería me agachara para recogerlos del césped. Tenía a mis hermanas ayudándola.
     –¿Te gustó? –me preguntó mi mamá orgullosa del éxito que tuvo la pequeña celebración.
     –Sí –le contesté–. Oye, ¿te importa si dejo los regalos aquí? –le pregunté.
     –Claro que no, de cualquier manera, estos regalos son para esta casa –me dijo–. Definitivamente vivirás aquí y la bebé siempre se quedará aquí. ¿O tenias otra cosa en mente?
     –Pues Liam tiene otra habitación en su apartamento –le contesté–. O en casa de papá.
     –¿Qué? No. Eso sería triple gasto, a menos que tu padre quiera comprar toda la habitación otra vez y Liam quiera comprar toda la habitación también, no creo que sea posible. Además, cuando nazca que la bebé, tienes que decidir un lugar donde se va a quedar por lo menos el primer mes, no puedes tenerla en tanto movimiento, cambiando de habitación cada semana a un recién nacido –me explicó mi mamá–. Y tienes que decidir si vivirás con tu papá o vivirás conmigo. Y no, no consideres a Liam como una opción, te lo prohibo –me advirtió y se fue antes de que me diera tiempo de reclamar.
     Cuando llegué al departamento de Liam no me sorprendí al ver lo que vi. Todos los hombres seguían en el sofá, mirando el partido, que al parecer todavía no acababa, supongo que empezó mucho después de lo que había planeado. Entré y nadie ni siquiera se dio cuenta de mi presencia. En la cocina, estaban platos, y los cartones de las cajas de las pizzas que habían ordenado. Caminé hacia la sala, donde estaban todos, esperé a que alguien notara mi presencia, pero todos estaban muy concentrados viendo el partido. Gritando groserías y comentando entre ellos faltas que los jugadores habían hecho y no marcaron.
     –¡Ey, Hola! –Los saludé después de un rato.
     –Hola –me saludaron todos al mismo tiempo.
     No quitaban los ojos de la pantalla. Noté que Liam no estaba entre ellos.
     –Estoy por acá… –me murmuró Liam detrás de mi, asomado detrás de la puerta de su habitación. Yo le sonreí, pero de pronto alguien lo jaló y la puerta se cerró. Entré a la habitación a investigar. Mis hermanos y Liam y unos otros niños están jugando a luchar con él. Liam los lanza por el aire y los hace aterrizar en la cama, la habitación es una completa desgracia pero parecen estar pasando un buen rato.
     –¿Por qué no están mirando el partido? –les pregunté.
     –¡Aburrido! –me gritaron todos.
     Esperé pacientemente a que terminaran de "luchar".
     –Chicos, esperen… esperen… –trató de detenerlos Liam–. Chicos… –pero ninguno escuchaba, al parecer estaban muy entretenidos abalanzándose–. ¡Esperen! –exclamó Liam alzando un poco la voz–. ¡Demonios, alguien me mordió…! –exclamó mientras se miró el hombro, buscando la mordida. Yo solté una pequeña risa, seguro fue uno de mis hermanos, por algún motivo le gusta morder cosas, desde sus uñas, hasta los lápices, cables de video juegos, etcétera y no me sorprende que ahora muerdan humanos también, lo hacen jugando, pero muerden fuerte, sobre todo el pequeño–. Un pequeño descanso nos vendría bien.
     Todos los niños salieron de la habitación corriendo y gritando, seguirían jugando sin él.
     –¿Por qué no estás mirando el partido? –le pregunté.
     –El fútbol no es lo mío –me contestó–. Y además los chicos estaban aburridos, pensé que podría jugar con ellos un rato.
     –Deberías darle unos cuantos consejos a papá, él no les tiene paciencia –le mencioné.
     Él me sonrió y se acercó a mi, colocó sus manos en mis mejillas. Sus labios apenas tocaron los míos cuando escuchamos unas risitas traviesas detrás de nosotros.
     –¡Liam y Alexandra se están besando! –gritó uno de mis hermanos–. ¡Se quieren, se quieren! ¡Se besan, se besan en la boca! ¡Se van a casar! –comenzó a canturrear cuando salió corriendo de la habitación riendo.
     Liam y yo nos quedamos riendo un rato.
     –¿Me ayudas a limpiar este desorden? –me preguntó.
     –Ni de broma –le respondí riendo–. Iré a ver el final del partido –le dije y salí de la habitación. Todos me hicieron un espacio para sentarme en el sofá. Me quedé pensando que Liam era muy bueno con los niños, ni siquiera lo hubiera imaginado, les tiene paciencia. Siempre había pensando que los niños eran como su peor pesadilla, pero al parecer, no es de esa manera, y me alegro de que no sea así.

———————————————————————————
Liam es bueno con los niños *O* ASDSKMJF.
Bueno, llegó la hora de responder comentarios: (?

Este va para: Ale*.*Love. Premio al mejor comentario hecho en el blog: Hunter es un imbécil. A tu otra pregunta, no. Hunter ya no piensa en Emma, bueno, sí, seguro que de vez en cuando piensa en ella, pero él ahora está lidiando con sus propios problemas, no tiene tiempo para pensar en ella ahora que está tan lejos de él.

Este va para: Nana Gaviria. Muchas gracias, me alegro que te gustara. ^o^

Este va para: Nz. Los "avatares" los hago con Photoshop. :)

Este va para: Mary. Bueno, no entiendo, ¿por qué ibas a llorar por Regan? :s

7 comentarios:

Ale*.* Love dijo...

Gracias por el premio!!! :)
Lo que pasa es que cuando narra él ya nunca piensa en ella. Pero bueno...
Me encantó el cap. Liam me parece muy mono, siempre me ha gustado.
Besos.

nz dijo...

¿que photoshop debo de utilizar tengo uno pero solo retoca fotos nada mas?
me encanta tu blog es muy adcitvo

Nana Gaviria dijo...

Siii Me encanta sigue escribiendo :)

mary dijo...

Era "un decir" aun así no me querria imaginar que es estar con esos problemas, ni que seria tener un amigo en esa situacion del cap :s

mary dijo...

Puse regan???? Perdon quize poner Hunter....me equivoque

Maryi Montero dijo...

Me gusto mucho el capitulo y por favor podrias decirme como hiziste para poner las imagenes y los avatares en el blog?

Gracias por leer

mica.s dijo...

me encanto el capitulo, creo que ella tubo mucha suerte... siempre sigo este blog... te pido un favor, soy nueva en esto del blog y de escribir, hice un blog y me encanratia que me ayudaras a promocionarlo asi lo visitan... te dejo el link:

http://todo-por-casualidad.blogspot.com/