Seguidores

1/18/2013

Cap. 84


Regan’s POV
Sábado 08 de Junio

Sólo iba a regresar a Palo Alto por un par de días, dos días. Compré mi boleto de avión de ida y regreso juntos, pero jamás debí haber salido de casa, no debí haberme preocupado por las cosas que dejé en el campus, porque sin saberlo dejé a alguien más importante sin siquiera pensar en las posibilidades de que ya no lo volvería a ver. Sincera y confiadamente pensé que tenía más tiempo, ¡los doctores prometieron más tiempo! Estaba en el aeropuerto, acababa de llegar a Palo Alto, en camino al campus, mi celular sonó y era mi mamá. Al principio sonó tranquila, serena, pero su voz se fue agotando conforme avanzaba más en sus palabras que no eran tan claras por su abundante llanto. Me ordenó que me quedara en Palo Alto, que no comprara otro boleto, que regresara como planeaba hacerlo y recogiera las cosas que necesitaba recoger. Dijo que nos veríamos en casa en dos días, ¿de acuerdo, amor? No dijo qué había pasado, yo no me molesté en preguntar porque una parte de mí no quería creer que fuera verdad, así que colgué y no la obedecí, caminé directo a donde vendían los boletos y compré un pasaje urgente a Los Angeles.
     Y aquí estoy, unas horas después, de pie en la entrada de mi casa y mamá frente a mí, con un pañuelo en mano y los ojos hinchados y rojos de tanto llorar. Mis ojos se humedecieron y me quedé quieto mientras ella se acercaba a mí para abrazarme. Dejé que mis brazos envolvieran su torso y la abracé con la mayor fuerza que me fue posible.
     –Al menos ya no está sufriendo –me dijo con un nudo atascado en su garganta y yo traté de asentir, de pensar que sí, que efectivamente, está ahora en un lugar mejor, pero no encuentro un mejor lugar donde mi papá pueda estar que con su familia.

Pasaron dos días. Dos días completos pasamos llorando para poder ser fuertes en el velatorio, para poder recibir los pésames sin tirarnos a desahogarnos en el suelo. Me cambié de ropa y nos dirigimos a la casa funeraria, me preocupé de que tal vez me estuvieron esperando para pasar a este proceso, pero no fue así, fue arreglado para el día de hoy porque mi mamá quería tener tiempo de avisar dónde y cuándo sería el velatorio. Entramos y era temprano, todavía no había llegado nadie, mi mamá me tranquilizó diciéndome que nos trajo a esta hora para que pudiéramos disfrutar de un momento de tranquilidad con papá antes de que todos los demás llegaran. Pero no hay tranquilidad. Es una casa funeraria, los llantos de cientos de personas deberían estar oyéndose entre las paredes, el mío sería sólo uno más.
     Me paré frente al ataúd y no fui capaz de mirar a mi papá yaciendo ahí. Tuve que bajar la mirada unos minutos hasta que me arme de valor para encararlo una última vez. Volteé hacia atrás y verifiqué que nadie estuviera lo suficientemente cerca para oírme. Alexander estaba reconfortando a mi mamá, parecía mantenerse fuerte por los dos, porque aunque mi papá me imploro que debía ser yo el que mantuviera la cabeza en alto, no soy lo suficientemente fuerte para aguantar tanto tiempo sin colapsar entre todos mis sentimientos.
     –Hola, papá –lo saludé y mi voz se quebrantó. Me tomé un tiempo para pensar y aclarar mis ideas–. Papá, no siento como si me hubiera faltado tiempo para estar contigo, o para hablar contigo, siento que te dije todo lo que tenía que decir, excepto por una cosa, y lamento no haber estado a tiempo para decírtelo, porque me hubiera encantado que lo escucharas. Nunca lo escuchaste de mí, pero te prometo que no te voy a defraudar. Lo juro, con mi corazón y alma, que te haré más orgulloso de lo que te hice cuando estabas aquí –le prometí y me le quedé viendo un largo tiempo–. Y te amo, y espero que estés bien donde sea que estés –le dije–. Y siento si alguna vez te decepcioné, siento si alguna vez dudaste de mi cariño por ti o admiración o gratitud, siento si no te supe demostrar como te quiero, siento no haber estado contigo… papá, por favor, sólo… –me limpié las lágrimas y respiré hondo para tranquilizarme–. No sé porqué –lloré–. ¿Por qué te fuiste de nuestro lado? –pregunté desesperado y alguien me agarró de los hombros por atrás, mi mamá. Me abrazó fuerte y Alexander se nos unió–. Los amo –les dije y los apreté fuerte–. Los amo –repetí.
   La cantidad de gente que llegó más tarde me sorprendió, la casa funeraria estaba completamente llena y afuera ya no había espacio para aparcar los coches. Estaban todos los conocidos de mi papá, conocidos de trabajo, amigos cercanos, amigos lejanos, familiares y mis amigos también están aquí presentes, apoyándome. Me alejaron un momento para poder hablar conmigo y darme su más profundo pésame, yo los acepté y regresé al lado de mi familia. ¿De qué sirve? Si lo sientes o no, no cambiará el hecho de que él no volverá a estar con nosotros, además, odio que me mientan a la cara, fingir que están tristes, y decir que lo extrañaran cuando vagamente conocían a la persona fallecida se me hace el más grande acto de hipocresía que pueda haber, puesto que después de aquí las personas que vienen en grupo muy a menudo se van juntas a cenar, no a seguir llorando al que murió, a diferencia de la verdadera familia. No digo que todos sean así, pero tengo la certeza de que la mayoría sí. Preferiría escuchar el menos común “manténganse unidos, fuertes” que  nos anime a continuar sin él. Lo he escuchado pocas veces hoy, sé que los que dicen eso son los que en realidad lo sienten y usualmente también están llorando la muerte de dicha persona.
     –Regan… –me llamó Jade por detrás–. Tony está aquí, acaba de llegar –me informó y yo asentí. Ella me ofreció media sonrisa y se fue por donde vino, yo volteé con mi mamá y le toqué un hombro para que me hiciera caso, además para despegarme de ella más sutilmente que simplemente yéndome. El contacto físico se me hace necesario para mostrar aún más delicadeza con los asuntos a tratar y ayuda a que la acción de alejarse sea menos ruda.
     –Mamá, ahora regreso –le dije y ella acarició mi mano sobre su hombro y me sonrió mientras asentía, sin decir una palabra para continuar atendiendo a los conocidos de papá.
     Yo caminé, siguiendo la ruta de Jade y llegué hacia la recepción, todos estaban alrededor de Tony, quien estaba acompañado de su papá que era amigo cercano del mío. Él, tan pronto como me vio, caminó hacía mí y me envolvió en un profundo abrazo. De todos mis amigos, él es el único capaz de relacionar este evento de mi vida con su vida. Aunque todavía tengo que recordarle a mis amigos que no es necesario que finjan dolor por mí.
     –Lo siento tanto –me dijo y me alejó de él para que lo mirara–. Pero mírame, –me ordenó y yo me tallé los ojos para limpiarlos, enfoqué mi vista en él y colocó ambas manos en mis hombros para mantenerme concentrado–. Tienes que ser fuerte por tu familia, para tu mamá y tu hermano, eres el nuevo hombre de la casa y si tú no eres su apoyo, su fortaleza, ¿quién lo será? –me preguntó y yo cabeceé–. Nadie, no tienen a nadie más que a ti, recuérdalo –me dijo con firmeza. Yo asentí y Tony respiró hondo–. Créeme, me hubiera gustado tener a alguien que me dijera esto para poder comprender mejor lo que pasaría después de la muerte de mi mamá –comentó–. Por cierto, aprovecharé para quedarme aquí unos días más, una semana o dos mientras resuelven lo de Hunter. Tienes un hombro en el cual llorar, solo búscame –me ofreció y yo volví a asentir, un poco confundido por lo que había dicho, aunque no dije nada al respecto–. De acuerdo, sabes esto y no deberías estar alejado de tu familia mucho tiempo, vuelve con ellos, ya tendremos tiempo de hablar –me dijo, y nuevamente, volví a asentir. La única razón por la que no he dicho nada es porque sinceramente no tengo voz para hablar demasiado, no sabría que responder o que decir, acatar las ordenes de Tony es lo único que me queda en este momento porque sé que él tiene razón. Soy el nuevo pilar de mi familia, por más que me duela admitirlo, ellos dependen de mi ahora.
     –Pero… ¿Hunter? –pregunté antes de irme y Tony me volteó a ver, todos mis amigos detrás de él también me voltearon a ver, pero nadie respondió mi pregunta–. ¿Qué pasa?
     –¿No lo sabes? –me preguntó Tony y volteó a ver a los demás detrás de él, después me volteó a ver a mi otra vez–. No importa, ve con tu familia, tendremos tiempo después…
     –¿Qué le pasó? –pregunté levantando la voz, harto de que no me dijeran.
   –Regan, hace dos días, el mismo día que tu papá falleció, hubo una explosión de un laboratorio de metanfetamina, creo que lo sabes, lo pasaron por las noticias –me contestó.
     –No, perdón si no tuve tiempo de ver la maldita televisión porque estaba ocupado llorando a mi papá… ¡¿qué está pasando?! –pregunté desesperado y Tony suspiró.
   –La camioneta de Hunter fue encontrada en el terreno donde fue la explosión –me respondió–. No hay nada confirmado, pero lo más probable, digo… presumen que él murió en el núcleo donde se generó, más sencillo de decir, él la inició o provocó, pero todavía falta investigación –me trató de tranquilizar, pero la noticia ya me había caído como un balde de agua fría en la cara, incluso peor, como alcohol en una herida abierta.
     –Esto no puede estar pasando –murmuré–. No, esto no puede…
   –Créeme, ninguno de nosotros quiere creer que esto sea verdad –me interrumpió–. Es realmente duro de procesar, era amigo de todos, todos lo queríamos.
    –Deja de hablar como si ya se estuviera muerto –le pedí–. ¡Deja de hablar en absoluto! ¡Hiciste este día incluso peor! –le grité enojado.
    –¡No fui yo, Regan, es el hecho! –se defendió–. No comiences a culpar a la gente, porque ninguno de nosotros tiene la culpa de lo que está pasando –dijo y respiró hondo para tranquilizarse–. Odio tener que ser yo quien te brinde tanta frialdad en lugar de compasión a la situación, pero tienes que ser fuerte –me recordó–. Llorar ayuda, es bueno sacar el dolor,  suprimirlo solo lo haría peor porque lo traerías contigo todo el tiempo y no es sano, pero por ninguna circunstancia llores sin motivo, porque cuando lo hagas, te darás cuenta que has llegado a un punto tan profundo que no encuentras otra solución que sentirte mal y eso es lo que se llama depresión, y tu no la padeces, ni tu mamá ni tu hermano. Y la gente a tu alrededor no merece tu mala actitud. Todos entendemos que están lidiando, lo que hacen es lidiar con la pérdida de un ser querido, pero nadie se va a quedar para que los maltraten o les repartan culpas que no son de nadie, ¿me escuchas? –me preguntó y yo asentí.
     –Gracias por el apoyo –le dije y él meneó la cabeza.
    –Simplemente no quiero verte sufriendo –me replicó–. Ahora vuelve con tu hermano y tu mamá y trata de olvidar lo de Hunter. Las esperanzas siguen vivas.

Todo pasa tan rápido, que me pregunto si es real. Lo que estoy sintiendo, lo que está pasando, la gente alrededor de mí, el buen clima en un día tan trágico. ¿Por qué? Un día sufriendo pasa tan rápido que es irreal. Lo que estoy sintiendo, lo que está pasando, la gente alrededor de mí, el buen clima en un día tan trágico. Todo es irreal. Mi mamá llorando, Alexander sosteniendo su llanto, yo sosteniendo mi llanto. Todo es tan difícil. Ver como el ataúd baja en ese hoyo en la tierra, preparado para ser conservado para toda la eternidad. Solo. ¿Por qué? ¿Qué pasa si despierta y está completamente solo? ¿Quién lo salvara?
    –Muchas personas conocían a mi papá –pronuncié en voz baja y los pocos que estaban alrededor se me quedaron viendo–. Del trabajo, de competencia; como amigos y familia, pero el día de hoy, con todo el egocentrismo que esto requiere, me atrevo a decir que nadie lo conocía como yo. Él no sólo era mi padre, era mi mejor amigo, mi héroe y mi modelo a seguir. Era exigente conmigo, la definición exacta de perfeccionista y algunas veces me preocupaba que jamás fuera a ser suficiente de lo que él requería y exigía de mí, pero los últimos meses que pasé con él me di cuenta que todo eso no le importaba, lo único que pedía de mi era que fuera un hombre honorable y admirable, respetable y yo le respondí, papá, si pudiera ser lo que tú pides, lo sería. Pero nadie va a poder ser todo eso excepto tú –platiqué y mi mamá me volteó a ver con media sonrisa dibujada en su rostro, lo más cerca que he visto de felicidad en ella en estos días–. Me preguntó si creía en todo lo que él había hecho por nosotros, yo le dije que sí, como padre y esposo fue de los mejores de su tipo; me preguntó si creía en mí mismo, dije sí, él me enseñó bien a ser el hombre que soy el día de hoy basado en su carácter y persona; me preguntó si tengo confianza en seguir adelante sin él, le dije que iba a tratar, y esa fue mi promesa. Papá, prometo seguir por el camino donde me colocaste, me moldeaste y me guiaste, y tanto lo hiciste en vida y ahora en muerte, cuídame. Y si fuera capaz de responder, me diría lo mismas palabras que me decía cuando tenía que salir de la ciudad: “Sí, claro que te cuidaré desde la distancia, seré la estrella que encuentres más hermosa en el cielo, llama cuando necesites, y yo brillaré por ti.” Y estoy seguro que lo hará.

Nunca me ha parecido que después de un entierro, las personas se junten en la casa de la familia del fallecido, lleven comida y platiquen un largo rato hasta que sea hora de marcharse. Seguimos en duelo, tranquilidad es lo que necesitamos, al menos lo que yo necesito, estar  solo o sólo con mi mamá y hermano, no amigos de mi papá o conocidos. Pero tienes que ser respetuoso, abrir la puerta, recibir la comida como un acto de amabilidad de parte del que la trajo e invitarlos a pasar un rato dentro de tu morada. Usualmente soy yo quien abre la puerta. En una de esas idas y vueltas a la puerta, me encontré con mis amigos. Les pedí específicamente que no trajeran comida, y no lo hicieron. Sonreí por el entendimiento.
     –Gracias por no traer nada –les dije y los invité a pasar, los cinco entraron y nos dirigimos a la sala, que estaba igual de llena–. Lo lamento, ya no hay espacio… –dije apenado.
     –No te preocupes por eso –me replicó Tony–. Es lo que menos importa.
     –Regan, cariño, hay alguien que quiere hablar contigo –me informó mi mamá y yo lo miré extrañada, a su lado había un hombre–. Este es Craig Easton, vicepresidente de la compañía, creo que se conocían –me dijo y yo asentí–. Quiere hablar contigo.
     El hombre me ofreció la mano y yo estreché con ligera desconfianza.
     –Hola, Regan –me saludó–. Vaya, te has convertido en un hombre bien formado, hace años que no te veo, pero la última vez que lo hice estabas en noveno grado y lejos de convertirte en director ejecutivo de un empresa de gran renombre como la de tu padre, que en paz descanse –me dijo y yo asentí–. Leonard hizo la sorprendente decisión de dejarte como sucesor, a pesar de tu corta edad, en la mesa directiva, pero también sabiamente me pidió que te guiara en tus primeros meses de trabajo, para ayudarte a relacionarte con todos sus contactos y movimientos importantes que como jefe eran su obligación.
     –¿Y tenemos que hablar de ello hoy? –le pregunté y él asintió.
     –Lamentablemente sí –me contestó–. No podemos dejar la empresa sin un líder en la mesa directiva –me explicó–. ¿Me acompañas? –me pidió y yo lo guié hasta el estudio de papá, donde trabaja desde casa cuando era necesario. Nos acomodamos, yo en el escritorio, él en la silla frente a éste. Me sentí extraño–. Regan, voy a ser honesto, considero que eres demasiado joven para el trabajo que te otorgaron, y sé que no tienes la experiencia necesaria para poder controlar este puesto como es correcto, así te vengo a hacer una propuesta, ¿quieres escucharla? –me preguntó y yo le di luz verde–. Estoy consiente que sería contra los últimos deseos de tu papá, pero él estaba tan aferrado en que la compañía siguiera siendo controlada únicamente por la familia que se descarriló de nuestros sueños iniciales para la compañía.
     –¿Nuestros? –pregunté extrañado–. ¿Desde cuándo tú y papá comparten aspiraciones?
     –Sí, yo, junto con tu papá, impulsé esta empresa para que funcionara –me contestó–. Y mi propuesta es la siguiente, concédeme el honor de guiar el futuro de este negocio hasta que tú concluyas tus estudios y cuando te sientas totalmente equipado puedes regresar para cumplir con los deseos de tu papá –me propuso–. ¿Qué opinas?
     Yo me quedé callado un momento y cabeceé en negación por el ofrecimiento.
     –La frustración más grande de un vicepresidente es saber que difícilmente se convertirán en los jefes de la compañía a la que le han sido tan fieles desde el principio, y tú estás buscando tu oportunidad aquí porque desde un principio mi papá te dijo que no y no creo que sea por los motivos que nombraste –le repliqué–. Así que la respuesta es no.
     –Tienes que pensar en esto –me pidió, más bien, me suplicó.
     –No –le dije–. No lo voy a considerar, así que tienes únicamente dos opciones: vives con la idea de que esta empresa no te pertenecerá jamás o renuncias –lo amenacé y me puse de pie–. Ten un buen día, señor –me despedí y abandoné la oficina. Mi mamá estaba esperándome afuera–. Al parecer, ahora soy un hombre de negocios.
     –¿De qué quería hablar? –me preguntó con interés.
     –Basta con decirte que tengo que mantener alejados a los depredadores de mi, habrá muchos en el trabajo –le contesté–. Hablamos sobre qué planeo hacer en mi primer día.
     –¿Y cuándo vendría siendo ese día? –me preguntó y yo me encogí en hombros.
     –Como él destacó, no puedo dejar pasar muchos días, la empresa se volvería un completo caos sin alguien en la cabeza de la mesa directiva, así que mi primer día comienza este miércoles –le informé–. Sé que es demasiado rápido, yo tampoco quisiera, pero temo de las consecuencias si no me presento lo más pronto posible al trabajo.
     Mi mamá acarició mi mejilla y me sonrió.
     –Sé que lo harás bien –me dijo y me abrazó–. Lamento tanto que te haya puesto en está situación, pero verás que es lo mejor. Tu padre no te hubiera puesto al mando si no creyera que eres la mejor opción –se separó de mi y sonrió.
     –Eso espero –suspiré y le sonreí–. Será mejor que vaya con mis amigos, ellos también están pasando por un mal rato y no sé, juntos podemos pensar en ello…
     –¿Qué es? –me preguntó preocupada.
     –Te lo diré cuando esté seguro –le contesté.
     –¿Regan? –me preguntó alguien por detrás. Yo me volteé y era Emma, tenía los ojos rojos de tanto llorar–. ¿Puedo hablar contigo un momento? –me pidió con voz apenas audible y yo asentí. Me alejé de mi mamá y caminé con Emma hacia el jardín, a donde ella me llevó, estando ahí, se secó las lágrimas–. Ey, Emma, todo va a estar bien…
     –No está bien –me replicó–. No está bien en tantas maneras.
     –Lo sé –le dije–. Me siento incluso culpable de esto. Yo ya sabía desde hace varios meses que Hunter estaba en esta… cosa y le pedí que lo dejara, él me prometió que lo haría, pero cuando me enteré no sólo se sintió como si hubiera perdido a alguien más, también se sintió como una cruel y vil traición de sus palabras –confesé–. Que Dios me perdone por molestar a los muertos, pero incluso estoy enojado con él.
     –Sí… sí –murmuró–. Hunter no está muerto.
     Yo me quedé sorprendido ante su confesión y después me acerqué a ella un poco más.
     –Emma, negación es uno de los primeros pasos, todo es muy reciente, también para mi, creo que estoy sufriendo el doble por la pérdida de uno de mis mejores amigos y la pérdida de mi papá –le dije y acaricié sus hombros–. Pero Hunter no va a regresar con nosotros.
     –Sí, en eso tienes razón, Hunter no va a regresar –me dijo–. Y quita tus manos de mí porque te estoy diciendo que Hunter está vivo, y está en San Francisco –insistió y retiré mis manos de sus hombros–. Hunter está vivo –repitió–. ¿Te queda claro?
     –¿Por qué me estás diciendo esto? –le pregunté confundido.
    –Porque como dijiste, estás sufriendo doble y no quiero verte así, Regan, eres uno de mis mejores amigos también y te quiero –me respondió–. Y necesitas saberlo. Necesito que alguien lo sepa, no puedo irme… –suspiró–. No quiero simplemente desaparecer.
     –¿De qué estás hablando? –le pregunté confundido.
    –Hunter quiere quedarse en San Francisco –me dijo–. Pero si tenemos la oportunidad de alejarnos, me gustaría estar en otro lugar –continuó.
     –¿Qué estás sugiriendo? –le pregunté precavido.
    –Quiero regresar a Londres –me contestó con una sonrisa en su rostro–. Pero no puedo hacerlo sin motivo y Hunter me lo acaba de dar. Tal vez no sea para siempre, pero ya no necesito el permiso de mis papás para hacerlo –me explicó.
     –Y la muerte de Hunter es tu excusa –asumí.
    –Estaba pensando en algo más severo, pero yo no quiero desaparecer como él –me dijo–. Regresaré… con el tiempo, en un año o dos.
     –¿Y Hunter está de acuerdo con eso? –le pregunté.
     –No lo sé, todavía no se lo digo –me contestó–. Él cree que estoy apegada a su plan.
   –¿Y se supone que yo tengo que guardar el secreto? –pregunté enfurecido–. ¿Sabes qué? Hubiera estado muchísimo mejor si no me lo hubieras dicho. ¿Por qué siempre tengo que ser yo quien guarde secretos sobre las desapariciones de los demás? ¡No soy un maldito disco que pueda contener toda clase de información! En uno de estos días me voy quebrantar.
     –¿Es eso una amenaza? –me preguntó ofendida–. Porque sonó como uno.
   –Ojalá y lo fuera –le dije más calmado–. ¿Qué quieres que diga, Emma? ¿Qué estoy de acuerdo con todo esto? Porque no lo estoy, no estoy de acuerdo con ver a todos sufrir por él cuando Hunter estará feliz en alguna parte del planeta.
     –¿Crees que él estará feliz? –me preguntó enojada–. ¿Crees que él no está dejando nada atrás? Está devastado por dejar a sus hermanos y papás, y a ustedes, incluso piensa que arruinó mi vida, como si no fuera suficiente –me dijo.
     –Bueno, dejar el país es demasiado… drástico de cualquier manera –insistí.
     –Eso es si él accede a acompañarme –me replicó–. Si no, entonces nos quedaremos aquí, en California, pero en San Francisco.
     –¿Y seré capaz de contactarlo? –le pregunté.
     –No con su nombre y si no se lo dices a nadie –me condicionó.
     –¿Y verlo? –pregunté y ella se encogió en hombros.
     –Si quiere ser visto –contestó y yo asentí.
    –Bueno, la próxima vez que lo veas dile que me siento traicionado porque él prometió algo que no cumplió y dile que quiero mi dinero que fue dado en vano de vuelta –le dije–. Y también dile a ese idiota que espero que esté bien y que una llamada no lo matará.
     Emma sonrió y asintió.
     –Le dejaré saber tus peticiones.

———————————————————————————————
Q.E.P.D. Mi tío Jesús.
18/01/08

En fin, chicas. En general ha sido una semana triste, pero ahí andamos, echándole ganas para continuar en esta vida. Ok, ya me pasé de depresiva. En realidad estoy un poco triste, pero nada para preocuparse. Estuve enferma toda la semana así que no fue a la escuela, pero todavía falta recuperarme de tareas y trabajos en clase, así que estaré ocupada . _.

Entre muchas noticias, hice un nuevo blog.
Dirán: "¿Otro? ¡Nunca los terminan!
Y yo diré: ¡Si, otro, esta vez lo terminaré porque ya no estaré escribiendo aquí y por ende mi mente estará ocupada por esa historia!

Así que, el link es:
Y no, no es de lo que probablemente están pensando. 
Todavía no publico, pero pronto lo haré, así que estén atentas ;)

Las quiero mucho y bueno, gracias a Rommy por un premio más.
[Hace años que no me dan un premio]


Preguntas, respuestas, nominados, todo después del corte.
[Literal después del corte, es el salto de página]

Bueno, RESPUESTA A COMENTARIOS!
Jeje.

Rommy: Recuerda, las cosas siempre pueden empeorar un poco más. No es Alex, es Axel, jaja, pero bueh, todas han escrito el nombre así, me acostumbré a tener que diferenciar si estaban hablando de Alexandra, Alexander o Axel . _. Tengo un problema en escoger nombres que no se parezcan. Jaja, me dio risa "lo siento solo un poco". Si lo ves así, no fue él quien metió a Hunter, él ya estaba dentro, eso sí, su aparición no lo ayudó para nada. Y si, obvio que se preocupó por él, Hunter fue el único contacto que Axel tuvo con su familia durante años, lo tenía por lo menos que cuidar. Jaja, tú y tu HEAVY. La vida es HEAVY. Jaja
Y ahora que preguntas, sí, mi otro blog bajo la manga ya está preparado y listo para publicar en cualquier momento, el link arriba. Jeje.

Milagros: Si, mi perrito es chiquito :3 Jaja, mi zorro, que ahorita está haciendo mucho ruido mientras muerde su hueso . _. Jaja, de nada, de nada por el capítulo, cuando quieras. Y sí, tenía que vivir, ni que qué, no soy tan mala para matar a alguien a quien amo. Ok no . _. Y bueno, una vez más, es Axel jaja. Eres muy cruel, Axel en realidad se preocupó un poco por Hunter, pero lo hizo. Si, Jade, Jade… quién sabe, yo tampoco he escuchado de ella (? Bueno, aquí está el siguiente cap, te cuidas! :)

Ana: Aunque no comentaste en la entrada pasada, sí comentaste en 8 entradas más *O* Agradezco tus comentarios, sigue pasándote por aquí cuando puedas :)

Byeeeeeeeee!!!!!!





Reglas:
-Escribir 11 cosas sobre ti.
-Mandar 11 preguntas para que contesten mis nominados.
-Responder a las 11 preguntas de quien me nominó.
-Nominar a 11 blogs con menos de 200 seguidores. [¿Hay personas que tienen más . -. ?]

UHM. 11 cosas sobre mí.

1.- En realidad aspiro mucho a ser una escritora algún día.
2.- Mi música favorita es el Hip-Hop, aunque también podrás encontrar mucha música de la Nueva Era en mi biblioteca de Itunes.
3.- Amor corregir a las personas.
4.- Mi materia favorita en el colegio es física porque es interesante.
5.- Se demasiados datos inútiles que te diré en los momentos más inoportunos.
6.- Mis series favoritas son Arrested Development, HIMYM, Supernatural y Doctor Who.
7.- Todos me odian, mejor me como un gusanito.
8.- Me encanta investigar sobre todo lo que me interesa e incluso paso horas haciendo lo mismo.
9.- Este es interesante, hice una sinopsis de un cuento que escribí en mi taller de escritura donde menciono a un escritor mexicano, mi maestro es amigo del escritor y le envió mi cuento, todavía sigo esperando una respuesta de su opinión *O*
10.- Soy awesome.
11.- Si duermo menos tengo más energía al día siguiente (?

Preguntas de Rommy:

1.- Estación del año favorita:
R: Invierno, aunque me enfermo más.

2.- ¿Te gusta la playa?
R: ¿A quién no le gusta la playa? Jaja.

3.- Me quiero tirar de un paracaídas, ¿te unes?

4.- Tu lugar perfecto sería:
R: Donde haya Internet . _.

5.- ¿Coca-cola o Pepsi?
R: Esto ni siquiera debería ser una pregunta.
[Coca-cola para las que se quedaron con dudas]

6.- Si pudieras vivir una serie/película/libro ¿cuál sería?
R: ¡Harry Potter! *O*

7.- We are never ever…
GETTING BACK TOGETHER

8.- Soy tu hada madrina, te cumplo un deseo, ¿qué quieres?
R: A MATT LANTER.

9.- Completa la oración: Amo tanto a mi computadora porque es realmente bonita pero odio que todo lo que quiera comprar para ella sea doiasd caro.

10.- Tengo un unicornio que me lleva al colegio y habla conmigo de cuanto odiamos a los maestros. ¡Sí!

11.- Caminando el otro día me encontré al hermano de mi mejor amiga que está bien guapo audso y lo peor fue que estaba enferma entonces me dio un ataque de tos y parecía que un padre invisible me estaba practicando un exorcismo.

Bien, si, yo tampoco voy a nominar a tantos blogs, voy a nominar 5.
[Advertencia, no todos son de historias, ok?]
[Jojo, yo no dejé preguntas, las mimas de Rommy, ok?]




7 comentarios:

Nana dijo...

Gracias por el premio ;)
Cuando tenga tiempo lo cuelgo en mi blog, que ahora ando de exámenes jaja

Un besito fuerte guapísima

Mind in motion dijo...

Hola, qué linda noticia lo del premio. Gracias, lo más pronto que haga nueva entrada lo publico.

Posdata: Tu blog da gusto a los ojos.

Un abrazote individuo, que estés muy bien c:


Milagros ϟ dijo...

Maaaaaaaaaaar, holi.
¡Felicidades por el premio!, y ya te estoy siguiendo en el nuevo blog, por supuesto.
El capitulo fue genial.
En realidad, hay poco para decir sobre este capitulo, fue triste sobre todo. Hey!, apareció Tony.
Lamento tanto lo del padre de Regan. Enserio que fue fantástico que él haya decidido que va a empezar a trabajar en la empresa, lo dejo por los suelos a ese hombre. Ya pensaba que les iba a robar la empresa, y a hundirla.
Hunter.. nada, le conviene quedarse ahí en San Francisco, y que no le pase nada, porque sino muero...
JAJAJJAJA.
Y arriba esos ánimos, Mar. Lo mejor para vos!

TormentosDulces dijo...

Mee Hee Desatrazadoo!! Dee Tres Capitulos, Sabes, Noo See Qee Decir, Pero COmo Siempree Mee Fasina!! Mee Duelen Los Ojitos, Pero Vale La Pena, Y Ps Ojala Y Hunter Le Valla Mejor Aunqe COmprendo Qeee Hai COsas Qe Tienen Qee Pasar Asi Y Liam Y Alexa Prr Dios Genial, Mee Parecio Bien Lo Ke Hizo Kendra, Uno no puede estar con un hombre cuando sabe ke ama a otra persona, es mejor alejarse y hacerle ve a la otra persona su verdadero camino.. en fin, yy que pesar con regan, pero esto es algo ke trae muchas responsabilidades para su vida y de paso acomoda su vida........ sabes simplemente me fasina estoy anciosa de saber como kedaran las cosas :D ........ Att: TormentosDulces

Rommy (: dijo...

uuuf, me tocó este cap /:
Me recordó a mi abuelita *-* ;c .. y todo ese momento que se vive cuando se está velando a la persona, uf.
Pa' Regan igual heavy* ( <--- nótese xD) porque era su papá D: O sea mí me pasa eso y no podría vivir D: Lo de mi abuela ya fue un shock heavy, y si hubiera sido mi papá... ni pensarlo :S .
Cuando se está en ese momento... es complicado pensar en los tantos pésames, o palabras de cariños que recibe... si son verdaderos o simplemente pura cortesía, pero algo de lo que escribiste es verdad: "...puesto que después de aquí las personas que vienen en grupo muy a menudo se van juntas a cenar, no a seguir llorando al que murió, a diferencia de la verdadera familia." Eso claramente es cierto. O a lo mejor no en totalidad. Pero sí, al final uno es quién luego continúa con la pena, y quizás que van a hacer todas esas personas.
¡Fuerza Regan! ♥
Ese tipo de la empresa del papá ¬¬' aaarg! puro que se quería aprovechar de la situación ¬¬' ¡Ja! quedó con las ganas :) (Y) !!
Uf, menos mal que Emma le dijo que Hunter no estaba muerto :c porque sobrellevar dos muertes así D: ... ¡aunque él tiene razón! ¬¬' Tener que guardarse todos esos secretos o.O ¡Que difícil! D:

¿Enferma, Mar? :O
Espero que ya estes totalmente recuperada ;)
Ya siento parte de tu otro blog, eh ;) jojo!
¿Alex? ¿Axel? aslasaksklasjaslkajs xD ¡Es que suena tan parecido! Es como cuando uno se equivoca en escrbir "pero" y escribes "peor" D: siempre me pasa ¬¬' arg!
¿Porque será que varias bloggeras aspiramos a se escritoras? xD :D
Física D: ¬¬' oh, no, no es lo mío :C "Caminando el otro día me encontré al hermano de mi mejor..." OH DIOS! XD kasjaksjaksjaksjaksjaksjaksjaksjaksjas :D Que manera de reír xD El solo hecho de imaginarlo... asjaksjaksjajsa! xD

Bueno guapurri, un abrazo de oso de los mil demonios ;) !

María dijo...

Gracias por el premio! He podido ponerm un poko al dia pero aun m kedan algunos capitulos. Entrare en tu nuevo blog cndo pueda, tengo curiosidad! Chau!

Beatriz Alva dijo...

Hola Mar!*o* Es la primera vez que comento desde que empece a leer tu excelente novela! La verdad hace como 1 mes o menos que comencé a leerla desde el principio y ya que no he ido a la escuelaxd prácticamente todos los días he estado en el celular leyéndola..
Desde el principio quede asombradisima por la manera en la que escribes*---*' y sinceramente te admiro mucho *u* Deberías llevar tu novela a una editorial para que la hagan un libro, te aseguro que tendrías muchísimas ventasc;
Amo a todos y cada uno de tus personajes sobre todo a Tony*--* y sinceramente no se porque pero me siento un poco identificada con el:3
Se que ha de ser muy complicado escribir capítulos así:$ Pero en serio espero ansiosamente el siguiente capitulo pues me quede muy sorprendida con lo de Hunter :o
En fin...Muchos Saluditos Mar, Espero poder comentarte muy seguido.
PD: Sigue asi con la novela(;
1000 Besotes:*