Seguidores

11/15/2011

Cap. 38

Tony’s POV
Domingo 17 de Abril
4:10 P.M.

Por un momento pude sentir el peso del mundo sobre mis hombros y los nervios me consumían, iba comiendo cada palabra que me llevará al resultado con rapidez.
       –¿Qué dice? –me preguntó Alexandra, presionándome.
       –Todavía no llego a esa parte –le contesté distraído mientras seguía leyendo, me detuve un momento y continué de nuevo, la leí y volteé a ver a Alexandra. Fue como reventar un globo y dejar que el aire saliera. Así me sentí. Toda la presión escapó en tan solo unos segundos y dejé escapar un suspiro de tranquilidad–. Es negativo –le respondí.
       –Eso significa que… –comenzó Alexandra, organizando sus ideas.
       –¡No soy el padre! –exclamé completando su oración. Me puse de pie y pasé una mano por mi cabello e hice algunos sonidos extraños. Estaba demasiado feliz y emocionado por la idea de saber que todo seguiría siendo igual. No habrá ningún bebé en mi vida por ahora y no seré padre. Di unas vueltas alrededor del sofá y Alexandra se me quedó viendo. Ambos teníamos una gran sonrisa en nuestras caras, por su parte, porque sé que ella no quería que fuera yo, ella está enamorada de ese tipo y está bien. Yo tampoco quería una gran responsabilidad como ese bebé–. ¡Esto cambia absolutamente todo! –le dije tan emocionado que casi lo grité, y eso era justo lo que quería hacer: gritar, dar volteretas por ahí. No lo sé.
       –Me alegro por ti, Tony –me dijo Alexandra y se puso de pie. Yo me le quede viendo, todavía con una gran sonrisa–. Creo que hemos terminado aquí con todo. ¿No? –me preguntó –. Tú y yo no tenemos nada en común ahora, puedes olvidarte de mi Tony –me dijo–. No hay posibilidad de nada entre tu y yo, de ninguna manera por si pensaste que esto llegaría a unirnos de otra forma –me aclaró.
       –Eso duele un poco –le dije y me sonrisa se desvaneció.
       –No pretendía sonar así –hizo una pausa–. Sé que todavía quieres algo de mi o conmigo, aunque espero que esto te haga darte cuenta de que ya no hay nada entre tú y yo.
       –Paso de doler, a ser rudo –Le contesté–. Pero quedó claro –terminé.
       –Que tengas un buen día –se despidió y pasó a mi lado, se dirigió a la puerta principal. y unos segundos después escuché como la abrió y el golpe de ésta al cerrar.

4:30 P.M.

Esperé a que llegara mi papá a la casa. Quería informarle en cuanto antes de los resultados, estaba impaciente por decirle, y en cuanto escuché su carro estacionar, bajé corriendo.
       –¡Papá! –le grité agitado mientras llegaba a la entrada.
       –¿Qué? –me preguntó alarmado.
       –¡Ya tengo los resultados! –exclamé.
       Él se me quedó viendo.
       –¿Y bien? –Mm preguntó con seriedad.
       –¡No soy el padre! –le informé.
       El asintió y sonrió levemente.
       –Me alegro –me dijo–. Espero que esto te sirva de alguna manera, Anthony.
       –Claro que lo hizo, créeme –le dije.
       Entonces colocó su mano en mi hombro.
       –Sé que estás en la edad donde lo único que quieres hacer es, bueno, estar con chicas de una manera más íntima –me dijo–. Y soy tu padre, pero hay que admitirlo, no te puedo tener vigilado las 24 horas del día los siete días de la semana, y no te puedo detener de hacer cosas que no son adecuadas para tu edad, como tener relaciones.
       –¡Papá! –exclamé incomodado–. Sé de lo que estás hablando. ¿De acuerdo?
       –No tienes ni idea. Eres un idiota –me dijo–. Pudiste haber dejado a esta chica embarazada, tuviste suerte de que este niño no fuera tu hijo. Sólo a la próxima vez, recuerda usar tu protección –me regañó–. Por el amor de Dios, cuestan como tres dólares, y un buen futuro podría estar empaquetado allá adentro –exclamó y se fue hacia la sala. Innecesariamente incómodo. Esta conversación la tuvimos desde que entré a secundaria, es lo más incómodo por lo que jamás había pasado, en el salón de clases no sabía si mirar la reacción de los demás al ver al miembro masculino en el libro o quedarme quieto y levantar sospechas de que no podía dejar de ver la imagen. Salí del colegio ese día pensando que sería la única que hablaríamos de eso, pero él siempre quiere sacar el tema y advertirme de cosas que ya sé.

Lunes 18
8:00 A.M.

Sí, lo había decidido. Para ser joven había pasado por la muerte de uno de mis padres, mi primer amor y desamor, y probablemente librado una de las cosas más importantes en la vida de un ser humano: la paternidad. Todo podría esperar un poco de nuevo. Absolutamente todo. No lo necesito. Ahora es tiempo de ser un nuevo yo. Si me había enterado hace una semana de que estoy nominado para rey del baile, al cual no planeaba venir pero que ahora tengo que, tendré que conseguir una pareja para el baile. Comprar un nuevo traje, y además de mantenerme fresco con mis actitudes, porque estoy compitiendo con Regan, la persona con la mentalidad más competitiva en el colegio y con margen de error al ganar  de 0%, entonces es como perder inclusive antes de comenzar.
       Caminé por lo pasillos con mis lentes de sol puestos. Tenía esa sensación de que las chicas se me quedaban viendo cuando pasaba frente a ellas, hay dos posibles explicaciones: piensan que soy uno de esos idiotas que usa lentes de sol dentro de edificios siempre o porque soy increíblemente atractivo. Así es, mi ego está alto el día de hoy.
       –Hola –saludé a Jade cuando llegué a su casillero.
       Ella me sonrió.
       –Vaya, mírate –exclamó–. Te ves bien –me dijo.
       Me recargué en un costado en el casillero de al lado y le sonreí.
       –Y la mejor parte es que me siento bien –le dije.
       –Algo nuevo en ti, siempre tan serio y pesimista –me acusó haciendo la voz grave.
       –Yo diría que estaba preocupado –la corregí–. Por demasiadas cosas, ya sabes.
       –Ese es el problema. Siempre estás pensando en ella –me dijo–. Tal vez si dejaras de pensar en ella podrías ser más feliz y no tan miserable como te ves.
       Y entonces me quite mis lentes de sol dramáticamente.
       –No soy miserable, ni lo fui –le aclaré–. Y es justo lo que haré, dejar de pensar en ella. Ayer me dijo que no había nada entre los dos, lo cual, de alguna manera todavía tenia esperanza de que  estuviera ahí, no lo sé. Pero ya no importa, porque ya la supere.
       –Ya era hora –me dijo.
       Me acerqué a ella.
       –Oye… –le murmuré–. Tu sabes que estoy nominado…
       –Contra Regan –terminó mi parte.
       –¿Conoces a alguna chica a la cual pueda llevar al baile? –le pregunté.
       –Sí, claro, todas las chicas que se te queden viendo por los pasillos seguramente quieren ir contigo al baile –me dijo–. Después de todo eres tú, Tony: guapo, increíblemente alto, ojos azules, una personalidad asombrosa y eres un buen amigo.
       Yo me le quede viendo un momento.
       –¿Tú crees? –le pregunté.
       –Claro, ahora ve allá y conquista a una –me dijo riendo y me empujó hacia el pasillo.

5:00 P.M.

Aunque la verdad es que había estado pensando a quién invitar al baile, no invitaría a nadie. No necesito a una chica, realmente solo estaré durante la coronación y todo eso y después me iré, claro, si es que no soy el ganador. Si lo soy, me quedaré. Además, todo esto de la competencia, aunque no sea mi decisión, ni la de Regan, sé que creara una clase de rivalidad entre nosotros. Y no es que sea así de importante este evento, es tan solo una corona de plástico que terminará en la basura para él o iniciará una colección con ellas. Pero Regan siempre es tan competitivo, me costó trabajo estar bien con él porque siempre estábamos compitiendo por algo sin sentido, y no dudo que esto solo sea un paso hacia atrás.
       –¿Comprarás un nuevo traje para el baile, o usarás uno que ya tienes? –me preguntó mi papá al entrar a mi habitación.
       –No lo sé –le respondí–. Estoy seriamente pensando en si iré o no –le informé.
       –¿Por qué? –me preguntó–. ¿Hay algo mal?
       –No… bueno, si. Algunas cosas –le contesté–. He estado pensando y esta cosa puede sacrificar una amistad, y además… –hice una pausa–. Me hubiera gustado llevar a una chica a la cual quiero y aprecio a una que no conozco.
       –Eso lo decides tú –me dijo–. Si quisieras perder esa amistad la hubieras perdido hace tiempo, pero siguen siendo amigos y creo que él entenderá todo eso; Y sobre la chica, puedes ir solo. Cuando yo tenía tu edad, si te soy sincero, era el típico chico tímido, con acné quién no le hablaba a nadie, y si me preguntas, si, odiaba la preparatoria, pero tenia unos cuantos amigos los cuales me animaron a ir al baile, y fui solo, porque como dije, no tenia muchas chicas que quisieran ir conmigo, y no me importó, me divertí igual. Si tus amigos están, te divertirás, te lo aseguro. Además eres todo un galán, deberías ir y conseguir una chica –me animó mi papá. Le sonreí, pero  me quede callado–. Tony, me he dado cuenta de que te quejas de pequeñas cosas sin importancia, cuando realmente hay cosas más importantes por las cuales preocuparte.
       –Lo sé –le dije–. Pero tienes razón. 


__________________________________________________

Este sábado (19/11) el blog cumple un año! Gracias a todas ustedes que leen la novela! :)

2 comentarios:

alejandra dijo...

Me encanto el cap., cuelga pronto plis.
PD: Pasate por mi blog.

Rommi* dijo...

¡SI SI SI SI SI! :D
Ufff! xD si hasta para mi que Tony no sea el padre es sacarme un peso de encima! :) jajajaa! es que Liam esta tan feliz con ele bebé y Tony no me gusta como padre :/ pero en fin, ahora todo sigue como antes y eso sera bueno C:
Jajajajajaja la tipica conversación incómoda que hay entre los padres D: y si que es incomoda... aunque creo que es mas incomoda para los hombres que para las mujeres xD
Wooou :O si que Tony cambio .__.
y la verdad eso me parece genial! :) porque estaba demasiado abatido por Alexandra D: y no se daba cuenta de que hay millones de otras chicas que estan mas interesada que Alexandra :) asi que ahora solo se tiene que preocupar de ser feliz! :D y de disfrutar todo lo que pueda... e intentar de que la coronacion al rey no termina su amistad con Regan :/