Seguidores

10/31/2011

Cap. 37

Alexandra’s POV.
Viernes 15 de Abril
6:00 P.M.

Estoy en casa de Liam, en la cocina, la cual pronto se había convertido en mi lugar favorito de la casa donde estuviera, ya que estoy hambrienta o antojadiza casi siempre últimamente. Voy a mitad de mi quinto mes, es decir, en el segundo trimestre. Mi barriga ya creció, es lo suficiente grande para que una persona se de cuenta de que estoy embarazada y no simplemente subida de peso. También estoy optando por elegir ropa que ya no me quede tan ajustada, por el bien del bebé y por mi comodidad, como vestidos ahora que ya empezó la primavera. Tampoco puedo esperar a saber el sexo del bebé, sé que ya me pueden decir si será niño o una niña. Estoy tan nerviosa y ansiosa, es por eso que quiero saber el resultado de las pruebas que Tony me pidió que hiciera antes de saber el sexo.        Liam también está esperando con ansias la cita con el doctor, pero le he dado nada más que excusas para evitarlo.
     Por otro lado, justo ahora, me está preparando algo de comer, bueno, él resultó ser mejor cocinero de lo que jamás me imaginé. Me miró por el rabillo del ojo y me sonrió, yo le devolví la sonrisa y traté de meter el dedo en el platillo para probarlo, pero él lo evadió.
     –Ya casi termino –me informó
     –No te apures –le dije–. Sólo quería una probada previa a lo que estaré comiendo en unos minutos –y traté de hacer el mismo movimiento, con él impidiéndolo una vez más.
     –Sé que tienes hambre, aunque comimos hace unas horas –me acusó.
     –Si, bueno, sabes que hay otra personita a la que alimentar –le dije y él permaneció callado, la sonrisa en su rostro se desvaneció–. ¿Pasa algo? –le pregunté preocupada.
     –Bueno, estoy nervioso –confesó.
     –¿De qué? –le pregunté.
     –Al final del mes nos dicen el sexo del bebé –me respondió–. Si es niña, o niño.
     –¿Y que te gustaría que fuera? –le pregunté con interés.
     –Humano –me respondió con una risa nerviosa.
     –Hablo en serio –le insistí.
     –Y yo también –me contestó–. No me importa si es niño o niña, solo que esté bien.
     Sonreí.
     –Te amo –le dije espontáneamente.
     –Yo también te amo –me replicó y se acercó a mí para besarme, pero lo aparté rápidamente cuando sentí un movimiento en mi estómago.
     –¡Se esta moviendo! –Exclamé y coloqué las manos en mi barriga.
     –¿Qué? –me preguntó alarmado.
     –¡Creo que se esta moviendo! –le respondí–. ¡El bebé! –agarré su mano y la coloqué en mi barriga, él se quedó quieto un momento y me volteó sonriendo–. ¿Lo sientes?
     –Sí… –me respondió sorprendido. Parecía estar fascinado–. Se detuvo –me informó–. ¿Algo pasó? –me preguntó alarmado.
     –No, sólo se estaba acomodando –le respondí calmándolo–. Lo hace seguido.
     Él suspiró y sonrió tranquilo. Me gustó la manera en la que Liam reaccionó. Él esta feliz, porque bueno, es su primer hijo. Y a mi edad no es tan fascinante, porque me trae demasiados problemas y complicaciones en mi vida, pero es mío y aunque no es alguien que estuviera planeado en mi vida, estaré bien. Sé que cuento con el apoyo de muchas personas que me quieren y aprecian y con eso es más que suficiente para seguir adelante con esto.

Sábado 16
12:00 P.M.

Hoy iría a recoger los resultados de la prueba a la clínica. Honestamente he estado muy tensa por ella, pero no es nada bueno sentirme así, le podría afectar al bebé, o bueno, eso es lo que mamá dice y solía decir cuando estaba embarazada de mi hermano y surgía algún imprevisto con mis hermanas o conmigo.
     –¿Qué tienes Alexandra? –me preguntó una de mis hermanas.
     –Nada –le contesté y le ofrecí media sonrisa–. Acércate –le pedí y ella así lo hizo, le acomodé el cabello detrás de la oreja y su fleco.
     –Oye… –dijo–. ¿Vas a tener un bebé?            –me preguntó.
     Yo reí ligeramente por su pregunta.
     –Sí –le contesté–. Tendré un…
     –¿Cómo mamá? –me interrumpió.
     –Sí, como mamá –le contesté.
     –Cuando yo crezca quiero tener muchos hijos –exclamó feliz. Y creo que ese era el sueño de toda niña pequeña. Cuando sea grande tendré muchos hijos con mi príncipe azul. Aunque creo que nadie se imaginaba que es tan duró, yo lo decía muy seguido cuando era pequeña también, pero nunca pensé que me ocurriría tan rápido, ahora que soy consiente de las consecuencias, cuando era niña no parecía tan mala idea.
     –¿Si? –le pregunté, siguiendo el cuento–. Pero deberías esperar mucho más tiempo, ni siquiera cuando seas tan grande como yo, deberías ser aún más grande –entonces me acerqué a ella para hacerle cosquillas. Siempre cuando eres pequeño tienes esa necesidad de crecer para conocer todo lo que es desconocido para ti. Pero las cosas siempre resultan ser tan diferentes, siempre. Y crecer no es divertido cuando las cosas salen mal, porque si es difícil desde un principio, con problemas como el mío solo complica las cosas.
     –¿Por qué debería esperar más? –me preguntó cuando terminé de hacerle cosquillas–. Tú no esperaste, no te entiendo –me dijo y se cruzó de brazos.
     Los niños pequeños son tan inocentes sobre todo el tema, piensan que cuidar o tener un bebé es como cuidar a uno de juguete. Si, yo también lo pensaba; también creía en lo de la cigüeña, que crédula era. Pero claro, la escuela arruina la inocencia de todos los niños.
     –No crezcas tan rápido –le pedí.

1:00 P.M.

Caminé por los pasillos del hospital para recoger los resultados de mi prueba.
     –Hola, buenas tardes, vengo a recoger los resultados de un estudio –le dije a la señorita que estaba atendiendo en ese momento. Me pidió unos datos que le proporcioné y se fue, para regresar en unos minutos con el sobre que contenía los resultados mi examen–. Gracias –le dije y agarré el sobre, me fui de ahí inmediatamente, no había más tiempo que perder, pero no quería abrir el sobre sola, quería hacerlo con alguien, ese alguien debe ser Tony.

Domingo 17
4:00 P.M.

Ni siquiera sé como me las he arreglado para no abrir el sobre durante todo este tiempo, ¿será mi miedo de descubrir la verdad? Llamé a Tony para hacerle saber que tenía los resultados y me exigió una respuesta, le dije que los quería ver con él primero, así que estoy en su casa justo ahora, hacia un buen tiempo que no venía por aquí y con justo motivo.
     –¿Algo de tomar? –me ofreció.
     –No, gracias –le respondí.
     Entonces nos miramos un rato.
     –Vamos a sentarnos –me dijo. Yo asentí y caminamos hacia la sala, nos sentamos en un sofá, él junto a mi, yo junto a él y nos quedamos así un buen rato, sin hacer nada más–. ¿Vamos a ver el resultado? –me preguntó.
     –Si, pero… estoy nerviosa –confesé.
     –Sólo hay que verlo, lo que sea no cambiará mucho las cosas –me dijo.
     –Si lo hará, sino es el resultado que esperamos las cosas cambiaran demasiado.
     –Tranquila –me dijo–. Ábrelo –me pidió.
     –De acuerdo –le dije y volteé a mi costado, donde estaba mi bolso, lo abrí y saqué el sobre, suspiré y se lo enseñé, nos miramos otro minuto y después me preguntó quién debía abrirlo, no me sentía cómoda con todo esto–. Ábrelo tú –le pedí y él accedió, tomó el sobre en sus manos, lo miró un momento, como quiera yo ya sé lo que me espera en cuatro meses: un bebé, pero él, si a él le da positivo las ideas que tenía de su futuro, por lo menos en la preparatoria, cambiarían radicalmente. Debe ser más difícil para él ver el resultado de lo que lo es para mí, pero aun así no quiero ver los resultados porque no quiero saber quién es realmente el padre, si es de Tony me daría un ataque cardiaco en este momento, si es de Liam iría a su departamento y lo abrazaría sin motivo aparente. De ser la primera, destruiría todo lo que tengo con Liam, y la verdad es que no quiero perderlo Pero mejor antes de precipitarme a la mínima posibilidad que cruce mi mente, debería ver el resultado. Tony abrió el sobre y comenzó a leer en silencio. Yo no podía ver lo que decía porque no alcanzaba desde mi lugar y no me orillé hacia él para poder ver. Los nervios me consumían. Cuando terminó de leer me volteó a ver sin expresión alguna en su rostro, ¿cómo debía deducir algo sobre eso?–. ¿Qué es lo que dice? –le pregunté impaciente.

5 comentarios:

Tefiih♥ dijo...

Me encanto pero como me puedes dejar asi??????
Nooooooooooooooooooooooo ya kiero sabeeeeeerr!!!!Muero de la intriga por favor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Que pasara si es de Tony?? Aii no yo kiero q sea de Liaam pliss!!!!
Espero el proximo cap!!!!!
Y tienes un premio en mi blog.!!!
Besos!
Cuidate♥

alejandra dijo...

¿Cómo me has podido dejar así? Con la intriga.
Por favor dime que el padre es Liam, no tengo nada contra Tony pero es que es mejor que sea de Liam.
Cuelga lo más pronto que puedas.
Abrazos. :) *.*

A.S. dijo...

¿Como te atreves a dejarla ahí? .___.

Yo se que terminaran siendo gemelos(? .__. okno ._.

¡Ojala sea Liam! :3 Es mal lindo que Tony con Alexandra e_e Tiene que ser Liam!! (? :B

Joo ♥ dijo...

Ey, voy a empezar a leerte. Me llamò mucho la atenciòn! :)

Atte:
http://playwithoutrules.blogspot.com/

Rommi* dijo...

Jajajajaja me parecio gracioso que tuviera hambre si hace una hora acababa de comer xD jaja!
AWWWWWWWWW! *.* que momento mas tierno!!! :3 primero Liam dice que le da lo mismo que sexo es el bebé con total de que este sanito :3 aaaw! y luego cuando se mueve! +.+ cositaaaaa! ^-^ Liam me causa una ternura! :) se nota que esta demasiado feliz con el bebé...
Tan inocente que son los niños, bueno nosotros fuimos bastante inocentes, y la verdad es que a veces se prefiere ser un poco mas inocente porque los problemas que vas teniendo cuando creces no son nada bueno ni entretenidos, como uno se los podia imaginar cundo eras una niña :/
Nooooooouuu! >< como puyedes dejar un capitulo así D: .. bueno, soy sincera, me esperaba que terminara así xD hay que dejar la tención, cierto? :) pero es que aaaah! D: jajaja!