Seguidores

9/26/2012

Cap. 70


Hunter’s POV
Flashback
Noviembre 2010

Mis papás llegarían en menos de una hora y la casa todavía seguía siendo todo un desorden. Saqué la basura de la fiesta en la mañana en cuanto me levanté y recogí las habitaciones, ordené todo lo que pude, pero todavía hay evidencias de mi adicción por toda la casa. La junté toda en una sola bolsa de plástico y me dirigí hacia el sótano, un lugar que nadie visita con frecuencia. La guardaría ahí y la sacaría en cuanto se fueran de nuevo.
     Abrí la puerta y bajé las escaleras del sótano, prendí la luz y examiné la habitación.
     ¡Bingo! Había algunas cajas de cartón con viejos trofeos y fotos de mis papás cuando iban en secundaria y universidad. Jamás los veo venir aquí abajo y no deberían hacerlo en un largo tiempo. Abrí la caja y guardé la bolsa con drogas, después la volví a cerrar.
     –Espero que te mantengas escondida aquí un buen tiempo –dije a la nada y volví a apagar las luces.

Presente
Noviembre 23, 2012
5:30 P.M.

Mi papá no dejaba de gritarme, mi mamá había llevado a mis hermanos a la plaza, a comprarles un helado, qué se yo, pero no volvería hasta dentro de unas horas, cuando mi papá se hubiera asegurado de dos cosas: que esté o no de vuelta en un vicio. Me ofende que sea capaz de pensar que soy lo suficientemente débil para haber... no importa. Esta discusión está basada en algo que logré superar hace más de un año y que he mantenido bajo control a la perfección o al menos he intentado.
     –Papá, necesito irme –le dije, tratando de callarlo–. La obra comenzará en poco –hice una pausa–. No puedo llegar tarde.
     –¡No vas a ningún lado! –me replicó enojado–. ¡Te quedas aquí hasta—
     –¿Hasta qué? –le pregunté interrumpiéndolo–. No lo hice.
     Ambos nos quedamos callados. Yo seguía esperando y él todavía trataba de mantener la calma, sin éxito, lo que me llevó a mí el estrés, tensión y ansiedad que no había sentido en ningún momento de la discusión hasta ahora. No pierdo el control. He tratado de no hacerlo, pero el sentimiento con el que comienza, y que conozco a la perfección, está cerca.
     –¿Estás tratando de vengarte? –me preguntó y se dejó caer en el sofá.
     –¿De qué me querría vengar? –le pregunté–. Ridículo –bufé.

Flashback

“¿Cómo le vamos a decir a los niños?, ¿cuándo?” “Esperar unos días sería lo indicado, no hay que preocuparlos con eso, todavía falta tiempo.” “Sería mejor que lo sepan desde ahora.” Eso era todo lo que escuchaba de cualquier habitación de la casa donde mis padres se encontraran. Ojalá y dijeran más, pero no lo hacen. No revelan ningún dato que pueda resolver mis dudas. Estoy harto. Ya no son discusiones, ahora son sólo secretos.
     Esperé a que mi papá saliera de su dormitorio para hacerle frente. Lo intercepté en las escaleras cuando iba subiendo y lo detuve, obstruí su paso y le dije:
     –Papá, necesito saber de qué están hablando.
     –Cosas de las que escucharás pronto –me contestó con una sonrisa–. ¿Me dejas pasar ahora? –me preguntó e intentó avanzar.
     –Sólo dime, no soy un niño –le insistí y le abrí el paso–. Tengo 18, deberías decirme.
     –De acuerdo, acompáñame –me pidió y bajó las escaleras.
     Yo lo seguí hasta la cocina.
     –¿Qué estás haciendo? –le pregunté extrañado.
     Él sacó un tazón del gabinete y después caminó hacia la alacena, sacó una bolsa de palomitas de maíz y me pidió que las abriera mientras él sacaba la sal. Lo obedecí y vacíe las palomitas sin preparar en el plato.
     –Palomitas, como te diste cuenta –me contestó después de un momento.
     –Sí, ya me di cuenta –le repliqué y me senté en la mesa. No en una silla, sobre la mesa–. ¿Me dirás o no? –le pregunté impaciente.
     –Al que madruga, Dios lo ayuda –me contestó con media sonrisa.
     –Uno: no viene al caso –le repliqué con seriedad–. Dos: sabes que no creo en Él.
     –Deberías, podría salvarte –me dijo. Después de su respuesta, ambos nos quedamos callados y él metió el tazón en el microondas, marcó tres minutos y me volteó a ver.
     –Deberíamos pensar en lo que quieres para tu cumpleaños –me dijo, tratando de cambiar de tema–. ¿Qué te parece una Hummer? –me preguntó y se quedó pensando–. Siempre quisiste una y además rima con tu nombre –y se rió–. ¿No?
     –Me parecería gracioso si tuviera diez años, además, la camioneta de la cual soy dueño es la misma a la que me estás proponiendo comprar, y no puedes costearte una ahora –le repliqué y comencé a rascar mis manos–. Estaba pensando en—–
     –No pienses –me interrumpió–. ¿Por favor?
     –Si quieres que me vaya, sólo dime –le repliqué.
     –Vete –sentenció.
     –Dime lo que quiero saber –le insistí y me puse de pie–. Sólo dime, ya me harté.
     –Hunter, te conozco –me replicó preocupado–. Sé como reaccionarás.
     –Oh, hola, chicos –nos saludó mi mamá sonriente cuando entró en la cocina, dejó su bolsa en la mesa y se recargó sobre una mano en ella–. ¿De qué hablan? –nos preguntó.
     –Estaba por decirle a Hunter –le contestó mi papá.
     La sonrisa de mi mamá desapareció.
     –¿En serio crees que es una buena idea? –le preguntó a mi papá.
     –En serio lo creo –contestó mi papá convencido–. Sí lo creo.
     –Entonces crees que es lo correcto dejar que Hunter arruine su vida –asumió mi mamá y sonrió con ironía.
     –¿Podrían tan sólo decirme qué es lo qué está pasando? –pregunté.
     Ambos me voltearon a ver y mi mamá dirigió su mirada a mi papá.
     –Confío en él –le dijo mi papá.

Presente

Miré a mi papá directamente a los ojos mientras trataba de convencerlo, por primera vez, de la verdad. Jamás había intentado convencer a alguien de la verdad. Pensé que las personas siempre creían en la verdad e identificaban las mentiras, mi papá no tiene ese don.
     –¿¡Qué demonios te sucede, Hunter!? –me preguntó mi papá furioso–. ¿¡Qué estabas pensando!? –y comenzó a caminar por la sala–. Pensé que habíamos acordado algo, pensé que te habías recuperado, pensé que habíamos dicho que sí alguna vez sentías que recaerías en esto vendrías directo a mi, directo a tus amigos, a tu madre a quien sea, ¡pero no esto! –y lanzó la bolsa que contenía las drogas contra la pared.
     –Papá, te juro que no hice nada con ellas –le dije a la vez que me iba acercando a él–. ¡Lo juro! –le grité.
     –Ojalá y pudiera creerte.
     –¿¡Y por qué no puedes!? –pregunté con un nudo en la garganta–. Soy tu hijo, salí de esto, tú lo sabes. Creo que merezco tu confianza.
     –Es por eso que no te creo –me replicó y se puso de pie–. La gente recae.
     –Pero yo no.

Flashback
4:00 P.M.

Mi papá me obligó a bajar con él al sótano. Mis hermanos tenían una tarea sobre investigar la vida de nuestros papás y querían algunas fotos o cosas importantes, entiendo eso, pero bajar al sótano es otro asunto. Ese lugar me da escalofríos, hace años que no venía aquí abajo. Todo estaba tan empolvado. Tan oscuro. Terminará siendo Actividad Paranormal 5.
     –Y bien, ¿cuáles son las cajas? –le pregunté a mi papá tosiendo.
     El polvo me causa alergia.
     –Creo que son aquellas –me contestó y señaló unas viejas cajas que estaban al fondo.
     Me acerqué a ellas, pero entonces escuché un sonido que alborotó toda la tranquilidad.
     –No voy ir allá adentro –me negué y retrocedí unos pasos–. Creo que hay una rata.
     –No seas gallina –me replicó mi papá.
     –¡Bien, bien! –exclamé.
     Me volví a adentrar y esforcé mi vista para lograr leer la etiqueta. Trofeos, fotos. Decían las etiquetas. Bingo. Cargué ambas cajas y salí a la luz nuevamente.
     –¿Tan difícil era? –me preguntó.
     –No, pero lo pudiste haber hecho tú –le repliqué y le entregué las cajas.
     Él se dio media vuelta y caminó hacia la cocina, cerré la puerta del sótano y lo seguí. Cuando llegué con él apenas estaba abriendo la caja y cuando lo hizo, me volteó a ver con una expresión congelada en su rostro. No comprendí.
     –¿Qué es esto? –me preguntó.
     Y sacó una bolsa de la caja.
     –La bolsa –recordé en un murmuro.

Presente
6:30 P.M.

Sólo tenía en mente que ya no llegué a tiempo para la obra. Comienza justo ahora pero... sé que no lo lograré y si lo hiciera, daría una pésima actuación, no estaría concentrado, pero al menos me hubiera gustado avisarle a Emma, mandarle un mensaje, pero mi papá no me permite hace nada más que escucharlo gritar, y las cosas cada vez se calientan más en mi cabeza, cada vez me hace enojar más. Hace cuarenta minutos a penas estaba pensando que pedería el control, esta vez lo he perdido.
     –¡Sólo cállate! –le grité y caminé hacia la puerta–. ¡Si no me crees es tu problema!
     –¡Hunter, vuelve aquí! –me gritó y me siguió corriendo.
     Me jaló de la mano y yo me volteé sólo para empujarlo tan fuerte como fue posible, él buscó apoyó en la pared y yo aproveché para agarrar las llaves de la camioneta y salir corriendo. Subí a la camioneta apurado y él llegó para tratar de hacerme bajar jalándome de la manga de mi sudadera.
     –¡No tengo que escucharte! –le grité y le me logré zafar de él–. Soy mayor de edad, ya no tengo que obedecerte! –le grité.
     Azoté la puerta arranqué la camioneta, conduje tan rápido como pude, lejos de la casa.

Flashback
Abril 29, 2012
10:15 A.M.

Le pegué a mi papá hoy porque perdí el control. No me importa haberle pegado, eso se lo tenía merecido, lo que más me dolió fue haber perdido el control. No hice mucho escándalo, fue un sólo golpe, una frase y salir corriendo de allí. Pero entonces llegó el remordimiento, me hace sentir como si todo el esfuerzo que hice en ese campamento al que me enviaron y esas clases en control de temperamento no funcionaron.
     Respiré hondo para evitar golpear la pared y hacer un agujero en ésta.
     Lo prometo, prometo que no volveré a perder el control, en especial con mi papá.

Presente

No me dirigí hacia el colegio, ya no tenía sentido. Lo único que pude hacer fue conducir hasta estar lejos y estacionar en un lugar desconocido, quedarme ahí unas horas, haciendo nada mientras me tranquilizaba, hasta que alguien llamara a la policía hablando del hombre sospechoso estacionado en una Hummer y vinieran a recogerme, me interrogarían y como soy mayor de edad, mis papás no deberían enterarse.
     En eso sonó mi celular, era Emma.
     –¿Hunter, dónde estás? –me preguntó enojada–. ¡Arruinaste todo! –me gritó y colgó.
     –¿Arruine todo? –me pregunté–. En efecto, lo hice.

El siguiente lugar que decidí visitar era la casa de Emma, podría o no estar aquí, podría estar festejando lo buena que seguramente fue la obra o podría estar descansado, ya dormida.
     Su mamá abrió la puerta.
     –Hunter… eres tú –dijo cuando me vio ahí–. Emma está cansada—–
     –Está bien, mamá –dijo Emma y se paró junto a su mamá–. Quiero hablar con él.
     –Bien –le replicó–. Estaré allá –y se fue.
     –Debes tener una buena explicación –dijo Emma y salió al porche, cerró la puerta.
     –La tengo –le contesté–. Sabes que estaba tan emocionado como tú por la obra.
     –¿Y qué pasó entonces? –me preguntó y se sentó en el columpio que colgaba del techo de su porche, yo me senté junto a ella.
     –Mi papá encontró… algo en el sótano –le platiqué.
     –Oh, Hunter...
     –Lo sé, lo sé –suspiré y me quedé callado alrededor de un minuto–. Ahora siento que me quieren enviar al campamento de nuevo.
     –No pueden hacer eso, ya eres mayor de edad –me recordó.
     –Lo sé y ese es el problema –le repliqué y la volteé a ver.
     –Mi papá me dijo que si quería, podría quedarme aquí, en Enero cumpliré diecinueve, iré a la universidad si es que logro entrar, viviría solo.
     –¿Y ellos a dónde irán? –me preguntó.
     –Van a trasladar a mi papá a Colorado –le contesté.
     –¿Ese era su gran secreto? –me preguntó.
     –Sí, y sé que puedo quedarme si quiero, pero no puedo, no debo hacerlo, mis hermanos me necesitan, mi mamá me necesita y además, no creo que mi papá me dejaría después de lo que hice hace unas horas, así que tampoco puedo quedarme. No puedo quedarme aquí.
     –¿Eso qué significa? –me preguntó confundida–- ¿Te vas a mudar con ellos?
    –No tengo otra opción, son mi familia y ahora son más fuertes que nunca, no quiero estar lejos de ellos, no otra vez, necesitamos estar juntos –le respondí y agregué:–Necesito estar con ellos.
     –Y lo peor de todo es que no puedo pedirte que te quedes. ¿Puedo?

——————————————————————————————
Abajo para NZ.

Ey, chicas, espero que entiendan esta nueva forma de escribir.
Y si, me equivoqué en la imagen, era Cuando El Mundo Gira.
No Cuand. pero bueh, errores, errores.

Gurls, too much to explain.
Primero que nada, perdón.
Segundo, cambié un poco.
Tercero, espero que entiendan.
Cuarto, ¡no sé qué decir!

Bueno, preguntas, lo que sea me dicen! ya ni me acuerdo en que nos quedamos





Le voy a explicar a NZ

Pues la imagen que te manda al menú de los capítulos es un código HTML que va más o menos así:

<a href="[EL URL A DONDE QUIERES QUE VAYA CUANDO DES CLIC]" target="_blank"><img src="[URL DE LA IMAGEN QUE TIENES QUE SUBIR A PHOTOBUCKET]" border="0" alt="Photobucket" /></a>

y quedaría algo así:

<a href="http://playwithoutrules.blogspot.mx/p/indice.html" target="_blank"><img src="http://i1122.photobucket.com/albums/l533/MaRvampire98/PWR/Captulos1.png" border="0" alt="Photobucket" /></a>

Paso dos, el menú es igual, códigos HTML.
Y para los capítulos es un código un poco más complejo.

Es algo más o menos así:

<a href="[URL DEL CAPÍTULO]" target="_blank"><img border="0" onmouseout="this.src='[URL DE LA IMAGEN QUE APARECE CUANDO EL MOUSE NO ESTÁ SOBRE]';" onmouseover="this.src='[URL DE LA IMAGEN QUE APARECE CUANDO PASAS EL MOUSE SOBRE]';" src="[URL DE LA IMAGEN QUE APARECE CUANDO EL MOUSE NO ESTÁ SOBRE DE NUEVO]" /></a>

Mira, y quedaría algo así:

<a href="http://playwithoutrules.blogspot.mx/2010/11/cap-2-ellos.html" target="_blank"><img border="0" onmouseout="this.src='http://i1122.photobucket.com/albums/l533/MaRvampire98/PWR/Season%201/Cap02.png';" onmouseover="this.src='http://i1122.photobucket.com/albums/l533/MaRvampire98/PWR/Season%201/Cap02-2.png';" src="http://i1122.photobucket.com/albums/l533/MaRvampire98/PWR/Season%201/Cap02.png" /></a>


Una cosa mega importante, para poner la sección de los menús y eso de los capítulos ej: (http://playwithoutrules.blogspot.mx/p/indice.html) necesitarás crear una página, debajo de donde dicen post en tu menú del blog, dice páginas, y ahí le pones crear una página. Todo esto se hace en la sección de HTML. ¿De acuerdo? Si tienes más dudas me dices. Aquí dos imagenes para que te des una idea de como es:



7 comentarios:

nz dijo...

soo good the chapitre no entendido nada

Anónimo dijo...

yap lo que dice Nz es verdad yo no entendido nada el cpaitulo estuvo bn pero loanteriores fueron mejores has flogeado

Gio.!* dijo...

Hola les invito a pasar por mi Blog... estoy escribiendo una nueva novela http://giodimarcci.blogspot.com si quieren leer todos los capítulos tienen que darle en etiquetas Novela 2.. Comenten y compartan si les gusta.

Buen dia!!

Cammila Wickedness dijo...

Holissss!!!!!
Me gustó mucho el capi :D Aveces me perdía y era como: "De mierdas me hablas " y después era como:" Ahhhhh... Ya entendí" :B En el diálogo como que me perdí un poco, pero bue...
Sube pronto, besis, bye c:

Alejandra Valle dijo...

No ha estado mal, ha sido bueno.
Espero el próximo.
Besos.

TormentosDulces dijo...

realmente me gusta como escribes solo me falto como aveces no enrredarme en los dialogos........ pero estan buenos.... soy fiel seguidora tuya ;)

Milagritos † dijo...

Maaaaaaaaaar! como haz estado chiquita?
Que buen capitulo.Te extrañaba mares.
No puedo creer lo de Hunter.Mi amor se va? Hunter,mi amor se va.HOSTIA,a lo española.Pues que me quiero morir,joder,ah.
No,no,no que se quede por Emma.Pleasee Mar.
Enserio genial.Estoy de pasadaaa,ok.
Que andes geenial♥