Seguidores

5/19/2012

Cap. 59


Liam's POV
Domingo 25 de Marzo
8:00 A.M.

Voy llegando a casa después de haber trotado en el parque desde las seis de la mañana hasta estar exhausto, sudado, sucio y hambriento, tomaría una ducha, y después desayunaría con Alexandra. A quien he tratado de evitar lo más posible durante los últimos días y meses. ¿Por qué? Porque no la entiendo. Un día actúa de una manera, al otro día es completamente diferente, ya no sé que hacer para lidiar con sus cambios de humor. Me alegro de que sus padres no le hayan permitido el mudarse conmigo, ya que como es menor de edad, la opinión de ellos cuenta. Así que sólo se queda a dormir en mi piso durante los fines de semana nada más, y eso es bajo ciertas condiciones que sus papás le han puesto.
     Caminé hacia la habitación que era de mi hermano, pero que se ha convertido en lugar donde la cuna de Hailie encajó perfectamente. Ella estaba durmiendo, sonríe al darme cuenta de eso, y cerré la puerta con delicadeza para no despertarla, y caminé y entré en mi habitación, donde Alexandra también se encuentra durmiendo. Así que caminé hacia el baño, cruzando la habitación con cuidado para no despertarla. Entré al bañó, y abrí la llave de la ducha. El agua aquí se calienta rápido, así que me comencé a desvestir, y entré a la ducha. El agua caliente cayó sobre mi cuerpo, y rápidamente la habitación se llenó de vapor.

Domingo 01 de Abril
8:30 A.M.

Después de otra exhaustiva caminata por el parque, llegué a casa. Sólo que esta vez, en lugar de tomar una ducha, desayunaría primero. Así que caminé hacia la cocina, y abrí el refrigerador para sacar la leche, me prepararía cereal. Pero entonces escuché los pasos veloces de Alexandra acercándose, y antes de que pudiera darme cuenta tenía mis pants abajo. Yo me reí porque por algún motivo, ella ama hacer eso. –Será mejor que vengas rápido –Me gritó Alexandra con este tono travieso, y salió corriendo hacia la habitación, supongo que el desayuno todavía tendrá que esperar para después.

Sábado 07
10:00 A.M.

Alexandra me despertó cuando me besó.
     –¡Despierta! –me dijo y me volvió a besar, y me volvió a besar–. ¡Despierta! –y entonces abrí los ojos con esfuerzo, y entonces ella se montó sobre mi–. Buenos días –me saludó contenta y me besó de nuevo–. ¡Te hice el desayuno! –me anunció. Yo me quedé callado. La cocina no es su fuerte, pero jamás le diría eso, sólo comería la comida sin quejarme, y disfrutar lo que se pueda disfrutar de ésta, porque si hago o digo lo contrario puedo verme envuelto en una comprometedora discusión acerca de los platillos que su abuela le enseñó a cocinar y porque debería respetar y disfrutar el sabor tal cual como es, y sin tratar de modificar la receta agregando cualquier otro condimento.
     –Gracias –le dije, todavía medio dormido y entonces bostecé.

11:00 P.M.

–Iré en un minuto –me dijo Alexandra entrando a la habitación de Hailie porque comenzó a llorar. Yo me quedé esperando en la cama, a mitad de todo, y de pronto, inconvenientemente, Hailie se despierta, pero bueno, así es la vida cuando hay un bebé en casa y lo tienes que atender.
     Después de unos minutos, llegó Alexandra y se acostó al lado mío. Nos acurrucamos, y justo cuando pensé que era el momento perfecto para quedarme dormido, ella comenzó a hablar.
     –¿Por qué estás conmigo? –me preguntó.
     –¿Qué? –le pregunté confundido–. ¿Por qué preguntas eso?
     –No lo sé –me contesté–. Sólo no sé que es lo que hice para merecerte.
     –Bueno, en primer lugar, quedaste embarazada –le contesté riendo, pero no rió, entonces noté que Alexandra tal vez puedo haber malinterpretado mi comentario–. No, olvida eso –me apresuré a decir.
     –¿Estás diciendo que si jamás hubiera estado embarazada, jamás hubieras ni siquiera considerado quedarte conmigo? –me preguntó herida mientras se separaba de mi.
     –No, no quería decir eso –traté de reponerlo.
     –Pero lo dijiste –y entonces se levanto de la cama–. Es como si dijeras que estás conmigo por compromiso y no porque en realidad quieras estar conmigo –me acusó lastimada.
     –Es por ambas cosas –le contesté–. Estoy contigo por un compromiso, un compromiso que tengo contigo, y con Hailie, de cuidar de ambas, de proveerles todo lo que necesiten, sobre todo a Hailie, y ni siquiera me molesta el negarlo –le respondí y me puse de pie, pero me volví a sentar en el borde de la cama–. Y además de todo, estoy contigo porque te quiero. ¿Por qué siempre lo pones en duda? ¿Por qué siempre me tienes que hacer explicarte lo mucho que te quiero si ni siquiera sé las palabras necesarias para hacerlo? ¡Eso me molesta! –exclamé enojado–.  ¡Que no confíes en mi! ¡Que no creas en mí! –respiré profundamente para tranquilizarme, y proseguí–. Yo… –dudé–. Es la manera en que actúas.
     –¿Cómo actúo? –me preguntó molesta.
     –La mayoría de las veces, como si fueras más grande de lo que realmente eres, si no supiera tu edad, si no te conociera, juraría que que al menos te has graduado de la universidad, y de una buena universidad, debo decir. Eres inteligente e independiente –entonces hice una pausa–. Pero otras veces actúas respecto a tu edad, lo cual está completamente bien, todavía eres ingenua ante ciertas cosas y situaciones. Tienes esos cambios de humor de la noche al día, donde ni tú sabes lo que quieres... –pensé otro momento–. Pero otras veces eres… diferente. Quieres saber el motivo de todo, como justo ahora. Quieres saber como me gusta que te veas, quieres saber como me gusta que actúes, quieres saber como quiero que seas, cuando no te das cuenta de que te quiero tal cual como eres. Como cuando acabas de tomar una ducha, y tu cabello sigue empacado, y por las noches, sin maquillaje. O cuando no salimos en el día completo, y nos quedamos a jugar un estúpido juego de mesa porque si te soy sincero, los odio, pero los juego porque a ti te gustan, y me gusta verte sonreír, me gusta hacerte feliz pero tú… pareces no notarlo, entonces la inseguridad de invade, y comienzas a ser diferente –le dije. Ella se quedó callada–. Te amo, no lo vuelvas a dudar –terminé y tomé sus manos entre las mías–. ¿De acuerdo? –le pregunté y ella asintió lentamente.

Miércoles 11
6:00 P.M.

En casa de Alexandra ella se encontraba haciendo la tarea, mientras que yo cuido de Hailie. No puedo creerlo. Ocho meses, tan sólo ocho meses, y ella, muy dueña de la situación, ya quería comenzar a caminar. La tenía en mis brazos, y ella se las arregla para acomodarse, y quedar de pie, entonces la coloco en mis piernas, y pone sus piernas duras, no las dobla, y se queda en esa posición un buen rato. Había un paquete papas fritas cerca de mí, y Hailie se estaba estirando para alcanzarlo, la senté en la mesa, haciéndola quedar más cerca de el paquete, y entonces se volteo y lo agarro con sus manitas.
     –¿Quieres comer eso? –le pregunté sorprendido mientras le quitaba el paquete, ella comenzó a balbucear algunas cosas–. No, no creo que eso sea bueno para ti –le dije–. ¡No lo creo! –exclamé haciendo la voz cada vez más aguda–. ¡No lo creo! –le repetí y ella sonrió–. ¿Quién te quiere? –le pregunté, haciendo la voz rara de nuevo–. ¿Quién te quiere? ¡Yo te quiero! –exclamé agudizando la voz y ella volvió a sonreír, dejando a la vista los dos dientes que le habían brotado hace unas semanas  en la parte inferior, los incisivos centrales.
     –Ey… en una semanas es el baile de primavera… graduación… fin de cursos, como sea, no iré… de nuevo –me informó Alexandra, pero yo no le presté mucha atención–. Podríamos ir a ver una película, dejar a Hailie con tus padres y divertimos un rato –me dijo.
     –Ah… no lo sé –le dije–. Sí. ¿Por qué no? Iremos a cenar o algo –le contesté. Ella sonrió, y siguió haciendo su tarea, parecía tener problemas con ésta–. ¿Te ayudo? –le pregunté.
     –No, está bien –me contestó–. Pero podrías ir a cambiar a Hailie, no puedo creer que no te hayas dado cuenta, pero ya se hizo… –me dijo mientras seguía haciendo la tarea.
     Yo volteé a ver a Hailie.
     –¿Será hora de que aprendas ir al baño, no lo crees? –le pregunté.
     –De eso en dos años, papi –contestó Alexandra agudizando la voz como si fuera Hailie.
     –¿Qué crees que dirá primero? –le pregunté–. ¿Papá o mamá?
     –Dirá papá, ya lo verás –me respondió Alexandra sin dudar, yo le sonreí.

Jueves 19
5:00 P.M.

En casa de mis padres, Alexandra había ido al baño, suficiente tiempo para que mi mamá comenzara con el interrogatorio. Habíamos tenido otra pequeña discusión ayer
     –¿Qué ocurrió? –me preguntó mi mamá con interés.
     –Nada –le contesté. Ella me miró, implorando que le dijera–. Mamá, es mi vida personal, son mis asuntos personales, nos son de tu incumbencia –le respondí–. Sólo que… su actitud me está cansado. Cada día actúa diferente, y ya no sé que esperar de ella –me quejé.
     –Tal vez deberían tomarse un descanso –sugirió mi hermano–. Ella es todavía una adolescente, será así durante… mucho tiempo, y no sé, ella tal vez ni siquiera se de cuenta de eso –me dijo. Entonces recargué mi cabeza en la palma de mis manos, y suspiré.
     –No quiero eso –me negué.
     –Deberían intentarlo, hasta que ella terminé secundaria –me dijo mi hermano.
     –No quiero hacer eso, la heriría el tan sólo pedirle –le dije–. Me odiaría para siempre –me quejé–. Es como una batalla todos los días, me siento como si fuera más su papá que su novio, lo cuál es muy incómodo –e hice una pausa–. Pero ya no puedo aguantar más.
     –Es bueno saber –dijo Alexandra por detrás de mi.
     Mierda.

—————————————————————————————————
 Bueno, un mes sin publicar capitulo! :O
 Lo siento muchísimo!
 Pero a parte tuve bloqueo. Escribí casi un capitulo de todos los POV's de todos los personajes porque no sabía cuál iría mejor, pero creo que este quedo bien. Espero que les haya gustado, y ya saben, comenten! 

 PD: Casi vacaciones de verano! :DDD
 PD2: Ya tengo 14 años desde hace 3 días! :DDD
 PD3: También cambié algunas cosas en el blog, notan la diferencia? Si, creo que los cambios son notorios (?  
 PD4: También hice un nuevo blog, bueno, más bien, recuerdan hace unos meses cuando dije que había hecho un nuevo blog y ustedes lo siguieron? (no es el de vampiros, eh) Bueno, elimine el primer cap, cambié el link, y el diseño del blog, o sea, es otra historia, pero en el mismo blog (me explico? jaja) Si ya lo siguen no hay problema, pero si no lo siguen, siganlo! :P


1 comentario:

Miracles dijo...

Primero que nada,feeeeeeeeeliz cumple atrasado,se que me pase pero jejeje..feliz cumple! espero que la hayas pasado hermoso :)
Segundo,lei este capitulo,lo juro.Pero desde el cel,y es horrible comentar desde ahi,ya te lo había comentado creo :_
Tercero,buen capitulo.Sin embargo,me puso algo triste,mal no se..no me gusta que se peleen Liam y Alexandra.En fin,algun dia iba a pasar no?.Eso si,no me gustaría que terminaran!
Bueeeenis,ahora si me voy a comentar el otro capitulo que tambien ya leí antes de ayer :B