Seguidores

4/18/2012

Cap. 58

Jade's POV
Viernes 02 de Marzo
5:00 P.M.

Increíblemente este año escolar llegaría a su fin en poco más de un mes. En una semana sería la graduación de los de último año, es decir, la graduación de Regan. La feria de las universidades había sido hace unas semanas, pero él ya tiene claro dónde quiere estudiar. Universidad de Stanford, en Palo Alto, mientras tanto, yo me quedaré aquí, en Los Angeles. ¿Nuestro plan? No tenemos un plan realmente, él vendrá en fechas festivas a visitar a su familia, a visitarme y así sería durante un año, hasta verano, después yo tendré qué decidir y a qué universidad asistiré y si es posible, iremos a la misma universidad.
     Pero, sinceramente, tengo cosas más importantes por las cuales preocuparme en estos últimos días, pues, al parecer, mi papá ha conocido a "alguien". ¿Quién es ese alguien? Una mujer a la que conoceré hoy durante la cena. ¡Durante la cena! Donde se supone debe ser un momento especial entre mi papá, Charlotte y yo; nos ponemos al tanto de las cosas, bueno, de las cosas que ocurrieron ese día aunque no hubiera mucho que contar, y hoy esta mujer desconocida, al menos para mí y Charlotte, estará con nosotros. Aunque debo apoyarlo, él merece ser feliz después de lo que mi mamá le hizo. No puede quedarse estancado para siempre y si hay un momento de reconstruir su vida amorosa, sin dejarnos a un lado, por supuesto, ese momento era ahora.
     –¿Y cuál es su nombre, de nuevo? –le pregunté a mi papá.
     –¡Angela! –me contestó mi papá desesperado, me ha dicho su nombre unas cuantas veces, pero siempre lo olvido.
     Él estaba acomodando algunas cosas en su habitación. Caminando de un lugar a otro.
     –¿Dónde la conociste? –le pregunté.
     –Ya te lo he contado –me respondió.
     –No lo recuerdo –me excusé.
     –Bien, te lo contaré, pero que sea la última vez –me advirtió y después prosiguió:– Cuando regresé a Atlanta y me atrasé un tiempo –un mes, para ser exacto, pero ni él mismo quiere admitirlo, pues eso había ocasionado una gran discusión entre nosotros, ya qué él no sólo se quedó por cuestiones de trabajo, se quedó con ella. ¡Con ella! Cuando nosotras, aquí, lo necesitábamos, pero decidimos dejar pasar eso, traté de comprenderlo, se fue un largo periodo de tiempo, desapareció, apenas llamaba, y conoció a alguien nuevo. Suficiente para recuperarse, y si él esta bien, yo estoy bien, pero digamos que todavía le guardo un poco de… enojo por haber huido de esa manera–. La conocí. Radiante –¿Era yo, o ahí estaba esa chispa en su ojo cuando habla de ella?–. Alta, pelirroja, muy atractiva –la describió–. Inteligente y con una fortaleza increíble, su marido acababa de fallecer cuando la conocí, un par de meses como mucho. Madre soltera, desempleada y con un hijo adolescente, un muchacho de tu edad –ah, si, lo olvidé, si esto llega más allá de lo que yo me imagino, tendré un hermanastro–. Desempleada, pero no dejaba ver su desesperación. Me ofrecí a ayudarla. Tengo algunos contactos en esa ciudad y ella, debido a lo que estudió, podría encontrar empleo fácilmente –hizo una pausa–. Y entonces ya sabes lo que ocurrió después.
     –Tuvieron sexo –suspiré.
     –¡Jade Elizabeth! –exclamó enojado.
     –¿Qué? –le pregunté–. No te atrevas a negarlo –mi papá se quedó callado y decidí proseguir–. ¿Y por qué hasta ahora nos la presentarás? –le pregunté–. Esto que me estás contando fue hace un año.
     –Porque decidimos dejarlo y después lo recuperamos –me respondió–. Ella se mudó aquí durante el verano –dijo.
     –¿Se mudó por ti? –le pregunté interesada.
     Él se tomó un tiempo para responder.
     –No… –contestó, pero no me dijo el motivo por el cual ella se mudó.
     –¿Quién fue el que decidió dejarlo todo? –le pregunté.
     –¿Por qué preguntas eso? –me preguntó extrañado.
     –No lo sé, sólo quiero saberlo –le respondí.
     –Bien, fue un acuerdo entre los dos, pero más bien fui yo. Sentí que era muy pronto, muy rápido. Quería pensarlo y ella también. Pero después me deprimí, fue como encontrarla y perderla al mismo tiempo y otra pérdida y decepción amorosa no era algo que yo deseara sentir en ese momento –me explicó.
     –Fue por eso que te deprimiste... –mencioné. Justo después del viaje papá regresó, pero lo noté diferente. Yo pensé que era por lo de mamá y que todavía, a pesar del viaje, no lo había superado. Sonaba lógico, pero Angela siempre estuvo detrás de todo esto, aunque jamás consideré esa opción–. Entonces estás enamorado de ella –concluí. Mi papá sonrió.
     –Al parecer sabes mucho el tema –me dijo mi papá, sacando a colación, de una manera indirecta, a Regan–. No lo he visto en un tiempo. ¿Cómo le va? Mencionaste que se irá a Palo Alto poco antes de que el verano termine.
     –Sí… –dije con poco ánimo.
     –Deberías estar feliz por él –me dijo–. Tendrá un buen futuro. ¿Tu has pensando a qué universidad irás? –me preguntó, pero me interrumpió antes de que pudiera responder–. Jade, en algunas cosas tenemos que ser… egoístas. Tú piensas en él, claramente quieres ir a Stanford por él. Pero piensa en tu futuro, en tus sueños. ¿Eso se encuentra en Stanford? ¿Es Stanford lo que estás buscando? Tienes un mundo lleno de oportunidades y Regan no debería intervenir en tus ideas, nada te asegura que ambos estarán juntos en un año o dos, en un mes. ¿Quién sabe? Jade, por favor.
     Su discurso me convenció poco, pero él tiene un punto.
     –Lo pensaré –le dije, terminando la conversación.

La cena está lista. No, mi papá no cocina. De hecho, la cena la hizo ella. Me dio tiempo de convivir con Angela y realmente me agradó. Pero eso fue solo una hora de conocerla. Es un sentimiento extraño, ver a mi papá con otra mujer que no sea mi mamá, pero tendré que acostumbrarme. Lo vuelvo a repetir, no puedo dejar que esto vaya mal.
     –¿Tu hijo… –hice una pausa, porque se me olvidó el nombre–...vendrá?
     –Samuel –me corrigió con una sonrisa–. Sí, fue con unos amigos, estará aquí en unos pocos minutos –en eso sonó el timbre, que conveniente–. Seguramente es él.
     –Yo iré –le dije. Quería conocerlo. Entonces caminé hacia la puerta, la sombra detrás de ésta hace notar su altura. Me tardé unos segundos en abrir la puerta. ¿Si no me agrada? ¿Si me agrada demasiado, y yo no le agrado? Encontrar la respuesta a esas preguntas es algo que debo saber inmediatamente. Si esto durará, tendré que llevar una buena relación con él, o al menos intentarlo en caso de que no sea de mi agrado.
     Después de sostener una pequeña discusión conmigo misma, abrí la puerta. Él estaba de espaldas y en cuanto me aclaré la garganta para que volteara a verme, se dio media vuelta y me vio. Es alto; cabello castaño claro corto, cejas gruesas; ojos azules, da la impresión de que el ojo izquierdo es ligeramente más grande que el derecho, pero la diferencia es casi imperceptible. Su nariz redondeada y sus labios finos, tiene un aro en la parte inferior derecha del labio.
     –Hola –me saludó–. Debes ser… ¿Charlotte? –dudó y después se aclaró la garganta–. ¿O Jade? –preguntó.
     –Soy Jade –le respondí con una gran sonrisa y después estreché su mano–. Adelante –lo invité a pasar y el entró.
     –Bonita casa –mencionó.
     –Gracias –le dije–. La cena está casi servida… así que…
     –¿Mi mamá cocinó? –me preguntó preocupado.
     –Si ¿Por qué? –le pregunté con curiosidad.
     –Bueno, la cocina no es su fuerte –dijo murmurando y haciendo una mueca de disgusto.
     –Oh… –fue lo único que se me ocurrió decir.
     –Así que si tú eres Jade, ¿dónde está Charlotte? –me preguntó.
     –Arriba –le contesté.
     –¿Es tímida? –me preguntó–. Porque suelo causar cierta impresión entre las chicas –dijo, sabiendo que había causado esa cierta impresión en mí–. Estoy bromeando –dijo y soltó una carcajada. No sabía si reírme de su risa, si reírme porque no entiendo el motivo por el cual se está riendo, reírme simplemente por reírme. No lo sé, así que esperé incómodamente a que cambiara de tema, y lo hizo–. Al parecer vamos al mismo colegio. ¿No? He conocido a un par de chicas ahí, pero nadie especial, bueno hay una chica, pero no estoy seguro sobre ella. ¿Que tal tú? –me preguntó.
     –¿Conoces a Regan? –le pregunté. Él dudó unos minutos
     –Ah, me suena, creo que lo escuché en algún lado… –hizo una pausa–. ¡Si! Regan, me han platicado de él, además es como popular, pero realmente irrelevante. Creo que es algo así como el capitán del equipo de fútbol Americano. ¿No? En el colegio.
     –¿Quién te habló de él? –le pregunté, aunque pudo haber sido cualquiera o simplemente pudo haberlo visto en el colegio, tampoco es que me interesara demasiado.
     –Ah, es que conozco a esta chica, Meghan. ¿La conoces? –me preguntó–. Es mi amiga, es muy bonita, rubia, ojos verdes, no es muy alta –la describió y no cabe duda de que Meghan está hablando.
     Esto tiene que ser una gran broma.

Cuando todos por fin se habían marchado, mi papá no perdió el tiempo y mientras lavábamos los trastes, me pidió una opinión sobre ella, y ¿por qué no? sobre Samuel también.
     –Bueno, ella me agradó –le respondí con sinceridad–. Pero él… creo que tiene algo con Meghan –me quejé.
     –¿Meghan? ¿Quién es Meghan? –me preguntó confundido.
     Claramente mi papá no se acuerda de Meghan y tampoco está al tanto de todo lo que había ocurrido entre Meghan, Regan y yo. Según él, Regan y yo somos felices desde hace un año y jamás terminamos, jamás peleamos y jamás ocurrió nada, ojalá y hubiera pasado como él se lo imagina, pero no fue así. 
     –No importa –le dije. No perdería mi tiempo explicando cosas que ya no importan.

Lunes 12
8:10 A.M

Hoy es mi cumpleaños. ¿Única desgracia? Es lunes. Mi mamá me despertó con la canción de feliz cumpleaños y Charlotte me felicitó en el camino a la escuela, lo olvidó, mi mamá la llamó para aparentemente decirle que había olvidado algo en casa, pero sé de qué estaban hablando, justo después de que colgó, no se tardó en decir las palabras:
     –Feliz cumpleaños –me felicitó antes de bajar del carro.
     –Lo olvidaste. ¿No es así? –le pregunté.
     –Sí –respondió con honestidad y bajó del carro–. Nos vemos después.
     Charlotte ya no es la misma niña pequeña, la que tenía trece cuando todo estaba bien, la que cumplió catorce y entonces todo se fue para abajo con mis papás y ahora quince, casi dieciséis. No nos parecemos en la apariencia, pero tal vez por dentro… un poco. De cualquier manera, no es hora de entrar en esta clase de reflexión sobre crecer y el tiempo pasando increíblemente rápido. Así que estacioné el carro en el estacionamiento del colegio y bajé. Entré al colegio, como cualquier otro día, sólo que hoy es mi cumpleaños y las personas me felicitaban por dónde pasaba. Definitivamente hoy sería mi día.
     Había estado pensando en lo que Regan me tendría preparado, no quería nada grande o especial, viniendo de él, podría tomar cualquier cosa que me diera, la intención es lo que cuenta. Di la vuelta en el pasillo que me lleva a mi casillero y al verlo ahí de pie junto a mi casillero sosteniendo unos globos de helio, y con una gran sonrisa en la cara, me arrancó inmediatamente una enorme sonrisa.
     –Feliz cumpleaños a ti… –comenzó a cantar, algo desafinado, para qué mentir–. Feliz cumpleaños, mi amor, feliz cumpleaños a ti –y se acercó y me abrazó–. Te extrañé –me dijo, y es que este fin de semana no estuvo aquí, sino en Palo Alto, haciendo una entrevista y examen para la admisión–. Te quiero –me dijo y entonces me besó.
     –Gracias –le dije y me entregó los globos–. Son lindos.
     –¿Estás decepcionada? –me preguntó con tristeza.
     –No lo estoy –me apresuré a decirle–. ¿Por qué lo estaría? Si estás aquí, estoy feliz.
     –No tuve mucho tiempo de preparar algo especial para ti –dijo con culpabilidad.
     –Oye, eso no importa, en serio –lo tranquilicé y lo volví a abrazar–. Te quiero –le dije.
     –Sabes que te quiero más –me dijo y me volvió a besar–. Me tengo que ir, nos vemos en el almuerzo –y se separó de mí y se fue ahí. Me molesta cuando se va tan abruptamente, pero la sonrisa en mi rostro permaneció allí por unos segundos. No puedo creerlo desde que lo conozco hasta ahora, Regan me ha tenido en las nubes. Después reaccioné, y me volteé para abrir mi casillero y me tomó por sorpresa todos los papeles que cayeron de este cuando lo abrí. Eran notas. Agarré unas cuantas y todas decían lo mismo.
     –Te quiero –las leí y después sonreí. Sabía que Regan no podía darme nada más que globos, otras decían feliz cumpleaños. Además de las notas, cuando logré sacar las suficientes para poder ver mis libros, había un rollo de cartulina adentro, lo abrí, no más de quince centímetros de ancho, pero es bastante largo. Eran fotos de mi, desde bebé, hasta la más actual, me la debió haber tomado hace unas semanas y no hay duda de que mi mamá colaboró en todo esto. 17 fotos, 17 años. Y abajo de la última foto, la frase: feliz cumpleaños. Y una carita feliz. Simplemente me encantó, es algo que definitivamente colgaría en mi habitación cuando llegará después del colegio.

Miércoles 14
12:30 P.M.

A la hora del almuerzo, solía sentarme con Regan, Alexandra, Hunter, Emma, después llegó Tony, y unos meses después se fue Emma, entonces llegó Meghan, después fue el turno de Hunter de marcharse, después en el nuevo año, yo sólo con Tony porque Alexandra no asistía a la escuela, después se arreglaron las cosas con Regan y Tony se separó, al regresar de vacaciones de invierno, Alexandra se unió de nuevo y éramos sólo tres, somos sólo tres. Ahora Hunter se sienta con Meghan, Samuel y Tony, porque aunque las cosas estaban resueltas entre nosotros, simplemente había algo diferente, pero hablamos muy a menudo, nuestra amistad no se deteriora como yo esperé que lo haría, pero si la amistad de Tony y Regan, he tratado, porque de alguna manera fui yo quién ocasionó esto, de arreglar las cosas entre ellos dos, pero no puedo convencerlos de que se hablen, en ese aspecto me siento terrible.
     –Hola –me saludó Samuel cuando se acercó a la mesa donde me siento en la cafetería a la hora del almuerzo.
     –Eh, hola –lo saludé, pero no lo invité a sentarse, él lo hizo sin la oferta.
     –¿Les molesta si me siento con ustedes? –preguntó y llegaron Meghan, Hunter y Tony.
     Con Hunter las cosas son como siempre, somos amigos, aunque no como solíamos serlo, tal vez soy yo quién cambió, tal vez fue él, pues después de sus problemas, claro que esperaba algunos cambios. Y sobre Meghan, las cosas han ido bien, cada vez hablamos un poco más, pero no hay ninguna clase de amistad entre nosotras, simplemente la soporto cuando está cerca sin la necesidad de ser grosera con ella cómo antes. Al parecer, los únicos que tenemos problemas son, Regan con Tony y Meghan y yo. Pero ninguno de nosotros hizo nada que no se pudiera reparar.

Sábado 24
1:30 P.M.

Durante estas semanas, la rutina, mientras estoy con mi papá, había sido la misma. Ella viene a cenar o almorzar durante los fines de semana, desde el viernes, hasta el domingo. Es la que le ha dado un pequeño empujón a mi papá para cambiar algunas cosas que había dejado, por ejemplo, ahora mi papá sale a trotar al parque, junto con Samuel, mientras ella, yo y Charlotte vamos de compras, aunque algunas veces nos invita al gimnasio, que se encuentra frente al parque, nosotras preferimos quedarnos en el parque haciendo otra clase de ejercicio, yo practico rutinas, más bien, movimientos de las animadoras y le enseño a Charlotte algunas cuantas cosas aunque a ella no le entusiasma demasiado.
     A Charlotte le gusta todo lo relacionado con arte. Actuación, pintura, música, etc. Y en la escuela asiste a estos clubs, dónde, según me enteré, a Samuel le gustan también, pero él sólo va al club de teatro después de la escuela.
     –Sí, suena bien –dijo Samuel mientras hablaba con Meghan por celular–. Entonces nos vemos ahí. Va, adiós –y entonces colgó–. Era Meghan –nos comentó, mientras se sentaba junto a nosotras. Está sudado de todo el ejercicio.
     –Ah, ve a la casa y date un baño, apestas –le dijo Charlotte mientras se tapa la nariz.
     –Entonces… ¿las cosas van bien con Meghan? –le pregunté, aunque realmente no debe interesarme, lo hace.
     –Bien, supongo –me respondió–. En serio me gusta, pero Hunter… –hizo una pausa–. Me siento intimidado por él. Lo miro cuando él no me esta mirando y parece ser una persona con la que puedes socializar fácilmente, pero cuando llega el momento de hablar con él cambia completamente su actitud, como si fuera un chico rudo o algo así, no sé que hice para ser digno de su odio.
     Yo me reí en mi interior, definitivamente a Hunter no le agradaba, pero creo que Samuel lo tiene más que claro.

8:00 P.M.

En casa de Regan sus padres habían salido a cenar y Alexander en alguna fiesta. Nosotros nos quedamos solos. En cuanto entramos a la habitación de Regan sin decir nada se acercó a mi y me besó. Lentamente me iba empujando hasta llegar a la cama y se dejó caer encima de mí. Lo podía sentir tratando de llevar su mano por debajo de mi blusa, pero no lo dejaría hacer eso, así que la retiraba lentamente hacia otro lugar. Al tercer intento de hacer lo mismo, se detuvo.
     –Vamos ¿No quieres hacer esto algo que valga la pena? –me preguntó con su sonrisa coqueta, y después me comenzó a besar en el cuello, y cada vez iba más lento, y se detuvo hasta que llegó a mi pecho y después me volteo a ver. No sé que expresión tenía en el momento en que me vio, pero hizo que se detuviera–. Mira, si no quieres hacerlo, está bien, no te voy a presionar –entonces enfoqué mi vista en el techo. Para muchas personas, su primera vez no es un gran asunto, pero para mi si o era. Experimentar nuevas sensaciones, sentimientos, emociones por primera vez. No digo que debe ser un día especial, a una hora especial, sólo quiero que sea con alguien especial.
     Y eso es, eso es por lo que continuaré con esto, porque él es alguien más que especial para mi y creo que el momento que tanto había estado suspendiendo, había llegado. Lo volteé a ver, y asentí.
     –Estoy lista.

————————————————————————————————
Bien, no sé si notaron la diferencia, pero este capitulo es más largo de lo normal. ¿Les gustan largos? ¿O los hago más cortos? ¡Ustedes diganme! ¿O más largo que este? :p
 Y sigan comentando.
 asdfghjkl hay tantas cosas que quiero decir! asdlabflasñ
 En primera, que comenten, siento que cada vez comentan menos :( y eso me pone triste porque siempre espero sus comentarios ansiosa! :D
 Otra cosa, cuando mi hermana fue a Londres, fue a un bar/antro/loqueseadondetienendiversiondurantelosfinesdesemana, llamado Heaven o algo así y entonces había mucha gente afuera y preguntó que qué estaba pasando y entonces dijeron que los de XFactor (o algo asi no soy fan del show.) iban a hacer una pequeña performance esa noche y como mi hermana ni los conocía, le dio igual pero los vio! *o* que suerte la suya.
 Otra cosa, hay un chico que me gusta en el colegio, lo interesante de esto es que se parece a Josh Hutcherson. *O* 
 Bueno, me tengo que ir! :)
 Sigan comentando! :)

 Alejandra y Mary: Gracias! :D Sus comentarios me animaron mucho, la verdad es que me halagan! :P
 Jad: Lo decidiré pronto, paciencia. Paciencia. :)

 Se les quiere! (...ver comentando. OK NO ._. Jajaja). Nah, ya hablando en serio, me tengo que ir, así que adiós! :) Se cuidan y sigan leyendo. 

5 comentarios:

María & F~C dijo...

Hola! A tu pregunta prefiero capítulos normalitos :) Es normal eso de que a veces no se comente tanto, hay rachas.
Me pregunto que pasará con Samuel, el nuevo personaje, me tiene un poco intrigada.
Y por último, una pregunta: Si Samuel estaba más o menos con Meaghan, como esk se sienta cn Hunter?
Espero tu respuesta CHao!

janna dijo...

el capitulo me emociono mucho y sobre la pregunta yo tambien prefiero los normales

AlejandraSweetHeart dijo...

Yo también los prefiero normales.
El cap. me encantó, y me dejó intrigada.
Yo sobre X Factor solo sé que ahí actuaron los de One Direction, y ¡soy una gran fan de ellos!
Sobre el chico ¿de verdad se parece a él? ¿El actor que hace de Peeta en los Juegos del Hambre? ¡Qué fuerte! ¡Me parece guapísimo! :D
Besos.

jad dijo...

Pues a mí me gustó y me gustan los capítulos largos, así que sigue escribiendo pronto...

Miracles dijo...

Me encanto :),lo habia leido desde el celular pero ya sabes tarda en comentar :_ No se porque pero quiero una imagen de Samuel jeje(?
En cuanto a lo ultimo,asdasdasd,JADE Y REGAN,amo esa pareja♥
Eu,y los capitulos estan geniales!asi que no te preocupes,son siempre largos! :)
Ahora si,que andes genial!
Jujee.