Seguidores

12/11/2011

Cap. 40

Jade’s POV.
Viernes 22 de Abril
10:16 P.M.

Cuando Regan pasó al frente del escenario para que le colocaran la corona, él trató de acomodar su cabello, porque peinado no iba. Cubrió su inexistente peinado con la corona.
     –¡Gracias! –exclamó con una gran sonrisa. Como estaba oscuro, un reflector lo alumbraba–. Bueno, no soy la clase de persona que prepara un discurso porque saben lo aburrido que puede llegar a ser, pero solo quiero decir gracias a todos los que votaron por mí –dijo, retrocedió y le entregó el micrófono al director. Probablemente uno de los momentos más importantes para Regan, porque yo sé cuanto quería ganar esto.

Sábado 23
10:00 A.M.

Me desperté entre los brazos de Regan, estábamos en mi habitación.
     –Regan… –traté de despertarlo y lo moví un poco del brazo.
     –Estoy despierto… –me murmuró–. Desde hace horas. No puedo dormir.
     –¿Por qué estas en mi habitación? –le pregunté alarmada.
     –No sé, supongo que me perdí en camino a mi casa –me respondió con una sonrisa y me dejé llevar por su tranquilidad ante las cosas, pero realmente no sabía como íbamos a hacer para que saliera de la casa sin que mi mamá se diera cuenta.
     –¿Cómo planeas salir de mi habitación sin que nadie te vea? –le pregunté.
     –Podría no irme –sugirió. 
     –Me encantaría que te quedaras, pero en serio, necesitas irte –le insistí.
     Después de conseguir que Regan se fuera sin que nadie lo viera, me topé en la entrada con Charlotte con los brazos cruzados.
     –Yo vi eso –me dijo.
     –Pero no dirás nada –le ordené–. ¿Por favor?
     –No hicieron nada, ¿cierto? –me preguntó.
     Yo me quede callada. No habíamos hecho nada, nada más que dormir, pero de cualquier manera, si hubiéramos hecho algo más que eso, no le incumbe a nadie, incluida Charlotte.
     –Eso no te importa –le repliqué.
     Charlotte se quedó pensando y después sonrió.
     –¡Hicieron algo! –exclamó casi gritando.
     –¡Cállate! –le grité–. No hicimos nada, pero no quiero que mamá sepa –le pedí.
     –El que no debe no teme, Jade –me dijo.
     Bufé impaciente y subí las escaleras, en camino a mi habitación, algunas veces no soporto la actitud de Charlotte cuando lo único que quiere hacer es molestarme.

Lunes 25
8:10 A.M.

Por algún motivo sentía las miradas sobre mí cuando caminé por los pasillos de la escuela esta mañana. Todos me veían y después murmuraban cosas; risitas tontas entre los grupos de amigas, y los chicos se me quedaban viendo. Y no, no sé por qué. Cuando llegué a mi casillero, el chico de al lado se me quedó mirando también, sentí su mirada, recorriéndome, de arriba a abajo, yo me le quedé viendo incómodo por el rabillo del ojo.
     –¿Qué le ves? –le preguntó Regan a la defensiva cuando llegó a mi casillero. Su presencia me hizo sentir aliviada y protegida.
     –Quiero saber si tu novia es tan fácil como escuché –le respondió el chico con morbo.
     –¿Qué? –preguntamos Regan y yo sorprendidos al mismo tiempo.
     –Sí. Regan, el chico que consigue acostarse con cualquier chica, y tú, la chica que se ganó la reputación de ser una puta, porque es más fácil llevarte a la cama que respirar –nos contestó–. Bonita pareja dispareja –se burló.
     –No te atrevas –lo amenazó Regan enojado.
     –¿O si no qué? –le preguntó el chico, retándolo, y en menos de lo que terminó de formular su pregunta, Regan se abalanzó sobre él, lo cual me hizo dar un pequeño salto hacia atrás para evitar quedar en medio de lo que parecía avanzar a ser una pelea. Todos se quedaron viendo alrededor, gritando a coro “¡Pelea, pelea!.” Regan le tiró un puñetazo tras otro mientras el chico trataba de defenderse de igual manera, yo intenté meter mi mano entre ambos, hacer algo, pero sólo el principal del colegio fue capaz de lograrlo.
     –¿Qué esta pasando aquí? –preguntó el director enojado–. ¡A la dirección! –les ordenó.
     Regan me volteó a ver mientras que el chico ya iba en camino a la dirección y después de unos segundos, Regan lo siguió. Todos los miraron y comenzaron a murmurar otra vez, hasta que el alboroto se esfumó, y todos volvieron a ocuparse de sus asuntos.
     –¿Qué ocurrió? –me preguntó Tony.
     –No lo sé –le respondí algo aturdida por el momento. Jamás me imaginé qué tanto pudiera afectar a Regan lo que los demás dijeran u opinaran de mi.
     –¿Estás bien? –me preguntó.
     –¡No, ese chico me dijo que soy una zorra! –le respondí gritando. Tony se quedó callado al igual que las personas cerca de mi–. ¿Sabes algo de esto? –le pregunté, pero él continuó con su silencio, después de un momento se encogió en hombros y suspiró.
     –Todo mundo está comentando que tú y Regan por fin llevaron las cosas, ya sabes, al siguiente nivel, pero están diciendo cosas peores sobre ti –me respondió.
     –¿Qué están diciendo? –le pregunté desanimada.
     –Están diciendo que… bueno, ya sabes, que Regan no es tu primero ni será tu último. Dicen que te has acostado con muchos de los chicos del colegio –me respondió–. Por supuesto que yo no creo eso –se apresuró a aclarar–. Pero todos sí.

3:00 P.M.

A la salida fue la misma historia que en la mañana, todos me veían, Alexandra iba conmigo, aunque sabía que a ella también se le quedaban viendo porque rápido todos se habían dado cuenta de su pequeño secreto. Ninguna de las dos decía nada, yo estaba muy enojada para hablar de eso y Alexandra nunca había sido buena para dar consejos, además de que no serían los más fiables, es obvio que no sabe de buenas decisiones. Vi a Meghan acercarse. No tenía ánimos para lidiar con nadie, mucho menos con ella, y sé que diría algo sobre el tema.
     –Hola –nos saludó Meghan–. Escuché lo que están diciendo de ustedes, chicas –se burló.
     –¿Y vienes para hacernos sentir peor? –le pregunté–. Yo paso, gracias –le contesté.
     –Yo también paso de eso, Jade –me replicó–. No haría eso sabiendo lo que siente cuando hablan mierda de ti a tus espaldas –dijo–. ¿No es así? –me preguntó, refiriendo a cuando hablé mal de ella con todo el equipo de animadoras, sólo porque no la quería ahí, terminó siendo la co-capitana porque le agrada a la entrenadora. Karma.
     –Para que inventen cosas sobre mi, mejor las invento yo –le respondí.
     –Creo que es la primera vez que tenemos algo en común. ¿No es así? –me preguntó–. Solo deja pasar los rumores, desaparecerán antes de lo que crees, solo ignóralos –me aconsejó y suspiró–. Bueno, nos vemos por ahí –se despidió y se fue.
     Eso no fue nada de lo que esperaba.

5:00 P.M.

Había estado reflexionando sobre los rumores esta hora; realmente no sé que pasa por la mente de alguien cuando decide hablar alguna mentira sobre ti, y porqué lo hace, porque debe haber un buen motivo: envidia, resentimiento. No lo sé, pero algo que me encantaría saber es quién comenzó con el rumor. Y porqué la gente cree lo que esa persona dijo. Bien, esa es mi vida personal y no debería importarle a nadie, yo estoy en paz conmigo misma porque sé lo que he hecho y lo que no he hecho con Regan pero simplemente no puedo pasear por el colegio sabiendo lo que están hablando sobre mi. No es justo.
     –Jade, necesitamos hablar sobre algo –me dijo mi mamá irrumpiendo en mi habitación. Eso nunca significa nada bueno–. Como verás, la fecha del divorcio de tu padre y yo está cerca, ya estamos arreglando todo, pero tú tienes que elegir con quién querrás vivir a partir de que el divorcio se finalice –me explicó–. Te estamos dando esa oportunidad, pues no queremos forzarlas a vivir con ninguno de los dos si ustedes no quieren.
     –Lo pienso y luego te digo –le contesté sin mostrar mucha preocupación.
     –Bien, es una gran decisión, no quiere decir que dejarás de ver a alguno de los dos, pero necesitas pensarlo bien –me replicó–. ¿De acuerdo? –me preguntó.
     –De acuerdo –le contesté harta y enojada. Me quedé callada esperando a que se fuera, pero no fue así. Sentí por un momento que me preguntaría qué es lo que me estaba pasando, o qué es lo que tenía, pero no fue así. Simplemente me ofreció una sonrisa tímida y salió de la habitación. Sí, ella tiene razón, es una gran decisión; si elijo a papá, mi mamá podría pensar que le guardo rencor por lo que hizo, y aunque es así, es mi madre y no puedo estar enojada con ella por siempre; y si elijo a mamá, mi papá pensará que lo quiero menos, no sé. Es difícil, aunque creo que deberían entender y aceptar sea cual sea mi decisión. A pesar de que lo más conveniente es que me quede con mamá, creo que elegiré a papá, tengo una mejor relación con él y hay tantas cosas a su favor que siento que es la mejor opción, y entonces viviré con mi mamá los fines de semana. Eso también me hace pensar cuál será l decisión de Charlotte, ella es mi hermana y me quiere con ella—aunque no lo admita—, y ta vez quiere que me quede con mamá, porque estoy segura que es lo que ella elegirá.

7:30 P.M.

A la hora de la cena decidí compartirle a mi mamá sobre los rumores, pero no diría cuáles son, esperando que pueda darme un consejo, puede ser que haya pasado por lo mismo cuando era joven. Todos pasan por esto por lo menos una vez en su vida.
     –Y lo que dicen en los rumores, ¿es cierto? –me preguntó cuando terminé de platicarle.
     –Claro que no, es por eso que son rumores –le respondí y ella asintió.
     –Entonces ignóralos, es lo más inteligente que puedes hacer, si te enojas, solo le darás a la persona que inventó el rumor más razones para continuar con el rumor y alimentarlo cada vez un poco más –me dijo–. Incluso hasta se le ocurra inventar otro.
     –¿Alguna vez inventaron rumores sobre ti? –le pregunté con interés.
     –Claro que si –me contestó–. Siempre hay una persona que te tiene en su lista negra y trata de arruinarte la vida con sus patéticas mentiras solo para llamar la atención.
     –Sí, supongo que tienes razón –le dije con una pequeña sonrisa.

Martes 26
8:10 P.M.

Al llegar a la escuela, caminé y actué como si nada hubiera pasado el día de ayer, tal vez eso haría ver a las personas lo poco que me importa sobre lo que digan de mí aunque sólo yo sepa que no es así. Me acerqué al casillero de Meghan y enojada lo cerré.
     –Sé que fuiste tú –la acusé tan rápido que apenas le dio tiempo de voltearme a ver y hacer cara como sino supiera de qué estaba hablando–. No actúes como si fueras un ángel, sé que fuiste tú la que estuvo esparciendo el rumor sobre Regan y yo, estás tan obsesionada con estar con él que piensas que esto nos va a separar, pues para tu mala suerte, tu rumor incluso se haga realidad –le dije, mintiendo una vez más. No será pronto.
     –Jade, déjala –dijo Regan llegando a donde estábamos.
     –¿Qué? –le pregunté enojada–. ¡Fue ella todo el tiempo!
     –¿Puedo hablar contigo un segundo a solas? –me preguntó. Yo miré a Meghan con furia y después me alejé a regañadientes para hablar con Regan–. ¿Estás bien? –me preguntó.
     –Estaba bien hasta que decidiste interrumpirme –le contesté.
     –Voy a matar a ese tipo de ayer, lo juro –me dijo, reflejando ira en sus ojos.
     –¿Tú estás bien? –le pregunté más calmada.
     –Si… –me contestó, tratando de ocultar lo obvio.
     –Bueno, ese moretón en tu ojo dice lo contrarió –le repliqué.
     Él sonrió y después miró hacia el suelo.
    –Valió la pena, haría cualquier cosa por ti, lo sabes, ¿verdad? –me preguntó. Yo me quedé callada y después de un momento asentí–. Te quiero –me dijo, se acercó a mi y me besó en la mejilla, cuando se alejó medio sonrió y después se fue. Raro, está actuando raro, como si algo hubiera cambiado después de la pelea que tuvo con el chico.

——————————————————————————————

Bien, este capítulo no habla específicamente de los rumores que dicen que eres una, con todo respeto, zorra, puta, etcétera. Sino cuando hablan mal de ti, de cualquier cosa, a tus espaldas e inventan cosas terribles de ti cuando no son ciertas y la verdad se siente pésimo. ¿No creen? ¿No les ha pasado? Que inventen cosas que no son ciertas y la gente comience a hablar de eso, o no sé, te molestan con eso cuando saben que no es cierto pero aún así lo siguen diciendo.
En fin, espero que les haya gustado el capítulo! :)

2 comentarios:

alejandra dijo...

Me gusto mucho el cap. de mí nunca se han inventado nada al menos que yo sepa, claro.
Besos.
PD: Pasate por mi blog. *-*

jad dijo...

Pues si he pasado por situaciones parecidas pero lo importante es que tu sepas quien eres, o al menos eso es lo qu yo creo