Seguidores

6/24/2011

Cap. 19


Hunter’s POV
Jueves 23 de Diciembre
7:00 P.M.

En casa, solo, a excepción de mis hermanos, pero no son mi compañía, ellos están en su habitación, en su mundo, jugando a imaginar cosas que jamás podrían ser reales, parecido al efecto que me dan las drogas cuando me siento solo y aburrido, pero el día de hoy no podría jugar a imaginar junto a ellos porque lo que me permite hacerlo se me había agotado y tendría que esperar a que mis padres llegaran para poder escabullirme.
     Llamé a Emma, para que viniera a ayudarme con los pequeños monstruos. Ella es buena con los niños, y ojalá que fuera verdad, pero la realidad es que los niños no son lo suyo ni de su agrado, pero no quiero estar solo y sé que a ese motivo no se negará.
     No lo sé, Hunter, tengo algunas cosas que hacer –me dijo Emma por teléfono.
     –Por favor, tú sabes que cuando estoy solo con mis hermanos, hay posibilidades de que no me vuelas a ver con vida –le insistí–. Vamos, será divertido.
     –No seas exagerado, tus hermanos son unos ángeles –me dijo.
     –Tú no vives con ellos –defendí mi idea.
     –Prácticamente, tu tampoco –entonces me quedé callado, eso de alguna manera me dolió, pero es la verdad y Emma se encarga de que la veas no importa que tan dura sea–. De acuerdo, iré en unos minutos –me dijo.
     –Gracias, te quiero –le dije y colgué.
     Emma es una buena persona, pero sus problemas son más grandes que su bondad, a decir verdad, no sé en que pueda ayudarla o si puedo ayudarla en absoluto, pero si pudiera hacer algo, no dudaría en hacerlo de inmediato.
     –¿Emma vendrá? –me preguntó Michael al entrar en mi habitación.
     Iba vestido con un tazón en la cabeza, y la sábana atada a su cuello, también iba usando mis lentes de sol, no sé cuando tuvo tiempo de entrar a mi habitación.
     –Sí, ¿te agrada, no es así? –le pregunté.
     –Es muy bonita –me dijo–. Aunque pueda ver los huesos de su espalda cuando está en traje de baño.
     –Lo sé –le dije.

Pasaron 30 minutos y Emma ya estaba aquí. Cuando abrí la puerta para dejarla entrar pude ver en la cara de su mamá, que estaba esperando a que entrara desde el carro, un gesto de disgusto y desaprobación. No le agrado y no sé la razón exacta, tal vez lo poco que sabe de mi le desagrade, o le disgusta mi personalidad.
     –Hola –saludé a Emma.
     –Hola –me dijo con una sonrisa.
     –No le agrado a tu mamá ¿Cierto? –le pregunté.
     –Claro que no –dijo mientras se acercaba a mi.
     –¿Por qué? –le pregunté nervioso.
     –Dice que eres una mala influencia, y no lo niego, pero me gustas así –me respondió.
     –¿Desde cuándo te gustan los chicos malos? –le pregunté mientras me acercaba a ella, y colocaba mis brazos alrededor de su cintura, acercándola aún más a mí.
     –Desde que te conozco –me respondió.
     Y ese hubiera sido el momento del beso, de no ser por mis hermanos, que llegaron a interrumpir.
     –Mamá dice que no debes invitar a chicas cuando estás solo en casa –me dijo Ethan, mi otro hermano menor. ¿O era Michael? Son idénticos que la única manera de diferenciarlos es fijándote en el color de sus ojos. Ethan tiene los ojos marrón claro, mientras que Michael los tiene color verde, como yo. Creo que es Ethan
     –No estoy solo, estás tú y Michael –le dije.
     –¡Yo soy Michael! –me aclaró.
     –El punto es que no estoy solo –le repliqué.
     –Tú siempre dices que nosotros no somos tu compañía –me dijo, ahora si, Ethan.
     –Hunter, ¿cómo puedes ser tan cruel con tus hermanos? –me preguntó Emma mientras caminaba hacia ellos–. Si son tan tiernos –y los abrazó y comenzó a jugar con ellos. Y cuando Emma no pudo ver, los dos me sacaron la lengua. Aunque de mi lado estaba que a Emma no le agradan los niños, así que yo gané, pero mi victoria permaneció en secreto.
     –Él siempre es así con nosotros –se quejó Michael.
     –¡Nos odia! –le dijo Ethan.
     Yo los miré sorprendido.
     –¡Vaya! –grité desesperado–. ¡Eso no es cierto!
     Hermanos, los amo con todo mi corazón, pero hay ciertas cosas que me molestan sobre ellos, y una de esas cosas es que siempre están inventando cosas sobre mí, cosas falsas, por supuesto, pero que la gente efectivamente cree con tan sólo mirarlos. Algunas veces dicen que los niños dicen mentiras por su gran imaginación, pero que tampoco saben diferenciar los buenos momentos para decir verdades y es por eso que son “sinceros”. Lo odio.
     Emma se separó de ellos y me volteó a ver.
     –Hunter, tenemos que hablar –me pidió.
     –¿Hay algo mal? –le pregunté.
     –No, pero me gustaría estar a solas –dijo, haciendo referencia a la presencia de mis hermanos en la sala–. Por favor.
     –Recuerda, nosotros no somos compañía, están a solas –dijo Michael.
     –Chicos, pueden jugar video-juegos en mi habitación –les di el permiso.
     –¿Cualquier videojuego? –me preguntó Ethan emocionado.
     –Si, si, pero ya váyanse –les contesté algo harto.
     Los dos salieron corriendo felices hacia las escaleras.
     –Entonces, ¿qué me querías decir? –le pregunté nervioso a Emma.
     –Hunter. ¿Te acuerdas de lo que Regan te iba a decir? ¿De lo que mis papás estaban pensando? –me preguntó.
     –Si, nunca me enteré –le contesté.
     –Bueno, me voy… –me dijo.
     –¿Te vas? Pero acabas de llegar –la interrumpí.
     –A Londres –terminó su oración.
     –¿¡Londres!? –le pregunté sorprendido–. ¿Por qué querrías ir a Londres? ¿Cuándo? ¿Por qué? –volví a preguntar.
     –Mi mamá encontró un centro de rehabilitación allá, dice que es bueno, que me ayudaran en todo, y si preguntas el porqué está en Londres, lo ignoro, creo que tiene algo que ver con empezar otra vez, dice que este lugar es el que me hace mal –me respondió.
     –¿Entonces… cuando te vas? –le pregunté más calmado.
     Ella se tomó un tiempo para responder.
     –Mañana –me contestó.
     –¿Mañana? ¿Por qué mañana? ¿Por qué no me lo dijiste antes? –le pregunté enojado–. No te puedes ir mañana.
     –Ya está hecho. En serio, siento no haberte dicho antes. No quería que sufrieras durante tantos días –se disculpó.
     –¿Así que estamos terminando? –le pregunté con decepción.
     –Lo siento –me repitió–. Las relaciones a larga distancia no son lo mío, no creo en esos finales felices –me explicó y se encogió de hombros.
     –Yo tampoco creo, pero lo podemos intentar –le dije, y sentí las lagrimas en el borde de mi párpado, pero no las dejé salir, lo que provocó un nudo en mi garganta que quebrantaba mi voz al hablar. Nunca lloro por alguien, jamás había llorado por alguien que se aleja de mi vida, todos lo hacen, pero esta vez estamos hablando de Emma–. No te vayas, quédate –le pedí–. ¡Eres lo único que tengo y tú lo sabes! –exclamé con desesperación.
     –No puedo, no llores –me pidió y se acerco a mí, me abrazo, me pasó las manos por la espalda, acariciándola y por mi cuello, consolándome–. Te quiero, pero tienes que entender, me voy por mi propio bien. ¿Es lo que querías, no? ¿Qué estuviera bien? Estaré bien si voy a ese lugar –me dijo.
     Y entonces me di cuenta de que mi comportamiento se estaba asemejando al de un niño pequeño, que llora porque tropezó, se hizo un pequeño raspón, le pondrán desinfectante y arderá, pero le explican que es por su propio bien y acepta a regañadientes, al final lo resultados son buenos porque las heridas sanan. De esa manera me sentía justo ahora. Ella se va por su bien, se irá al otro lado del mundo, Londres, ocho horas de diferencia, mañana, pero regresará cuando se haya recuperado y eso es lo único que me ánima a apoyarla con esto: mi fe en que estará bien.
     Emma se separó de mi y por unos minutos nos quedamos callados, yo la estaba observando, admirándola antes que se fuera porque entonces no tendría oportunidad de hacerlo en un largo periodo de tiempo. Todavía sigo impactado por la noticia y muchas cosas pasan por mi mente, tal vez es lo que tiene que pasar, de alguna manera u otra sabía que nuestros problemas se interpondrían en algún momento, sería ella o yo, aunque también tenía la esperanza de que nuestros líos nos harían más fuertes, no fue así.
     –¿Puedes llevarme a casa? –me pidió Emma después de un rato.

Estacione mi camioneta frente a la casa de Emma. Ella se quedó ahí por unos minutos, hasta que abrió la puerta y bajó. Yo bajé también y la acompañé hasta la puerta. Me quedé mirándola hasta que abrió la puerta de su casa. Y antes de entrar se acercó a mi y me besó, fue corto, y rápido. Un pequeño detalle, yo no moví ni un músculo, era como una estatua.
     –Te quiero –me dijo–. Espero verte mañana por el aeropuerto –se despidió y entró a su casa, yo me quedé frente a la puerta durante mucho tiempo, pero regresé a la camioneta cuando me acordé de que mis hermanos estaban solos.
            Cuando me subí, me quedé dentro observando la casa de Emma por otro rato, después saqué un cigarrillo de mi bolsillo y lo prendí, se supone que no me dejan fumar frente a mis hermanos, se supone que no me dejan fumar, pero justo ahora es más que una simple necesidad, es un escape.

En la casa me aseguré de que mis hermanos se quedaran dormidos, ese era mi trabajo. Todo lo hice sin dejar de pensar en Emma. Cuando por fin se quedaron dormidos, los dejé en su habitación y salí al jardín a gritar. Comencé a gritar, gritar todo lo que pasara por mi mente, iban desde palabras sin sentido, groserías. Sólo tenía que desahogarme, tenía que gritar. Tengo problemas para controlar mi temperamento cuando las cosas no van cómo yo quiero que vayan, este es uno de esos casos.

5 comentarios:

AWC 'NIGHT dijo...

Me encanto!! ;3 es genial y no se nota que tienes ''falta de imaginacion''

Ya me pase por tu otro blog y asi quede: ... ... ... ...

NO REACCIONABA!
Es simplemente genial!♥

ana dijo...

Pobre Hunter.
Yo pienso igual no creo q tengas falta de imaginacion, me encanto
Publica pronto

Clau dijo...

uuuu cap triste!! :/ no quiero que se valla y que no esten mas juntos, me da pensa, hacen linda pareja y creo que si se van a reencontrar algun dia y van a ser felices... :) tal vez
beueno, me encanta tu nove, beso grande

Juje..^^ dijo...

Me encanto tu blog ;) esta muy lindo decorado y las historias =) Cuidatee!
Simplementeamor-juje.blogspot.com

nats *-* dijo...

me gustooo♥
elcaaap
haha me imagine lo del toquee :D
& felicidades por lo del blooog