Seguidores

8/28/2011

Cap. 29

Liam’s POV
Viernes 18 de Febrero
3:30 P.M.

Lo único que había estado haciendo esta semana es buscar trabajo, pero no es sencillo, nada sencillo. Entrevistas aquí, entrevistas allá, solicitudes, y etcétera. El papá de Alexandra lo pensó bien, y me amenazó de varias maneras: primera amenaza, demandarme por ser un mayor de edad y haber mantenido una relación inapropiada con una menor. Segunda amenaza: dejarme libre, por así decirlo, pero prohibiendo el estar cerca de ella, más lo suficiente para poder hacerme cargo de el bebé. Y última opción: renunciar, hacerme cargo de el bebé económicamente sin necesidad de llevar esto legalmente hasta que un compromiso serio se aplique en nuestra relación, en pocas palabras, me está presionando para quedarme con ella en un plazo de por vida, hasta, como ya mencionado, un compromiso serio se aplique en nuestra relación. Eso será el menor de los problemas, pues la quiero y quiero estar con ella. Su mamá fue la más disgustada con la decisión de continuar nuestra relación, me ha aceptado o está en el proceso y esto jamás lo podrá cambiar: soy el papá de su futuro nieto. Le guste o no, quiera o no, así será.
     Mientras pensaba en eso, estacioné el coche, bajé y caminé hacia el porche de la casa de Alexandra. Me pregunto si debería sólo llamar a Alexandra y avisarle que estoy aquí afuera, o llamar a la puerta y esperar la peor bienvenida por parte de su mamá o, si tengo suficiente mala suerte, padrastro. Pero supongo que es demasiado tarde para reflexionar sobre mis opciones, pues alguien abrió la puerta: la mamá de Alexandra.
     –Hola –la saludé guardado mi celular de nuevo.
     –Supongo que estás aquí por Alexandra –dijo, con ese tono serio, ese tono cundo tienes que hablar con alguien que no le quieres hablar, y es tal como esperé: incómodo–. ¿Hablarán de la cita de Alexandra con el doctor? –me preguntó–. Tendré que estar ahí para explicar ciertas cosas –comentó–. Espero que eso no te moleste.
     –Yo no estaba enterado de la cita con el doctor, pero hubiera estado ahí si me lo hubieran pedido –le mencioné.
     –Pues ahora estás enterado, entra –me lo dijo como una orden. Yo entré en la casa, jamás había estado en ésta–. A la sala, tenemos que hablar –me ordenó de nuevo.
     Caminé hacia la sala, y la observé. Es una casa diferente a la del papá de Alexandra, esta era más moderna, contemporánea, y la del papá era más clásica, aunque las dos casas son asombrosamente grandes y hermosas. Después de unos minutos, me senté en uno de los sillones.
     –¿Hay algo especifico que deba saber? –le pregunté con interés.
     –Todo –me contestó–. Es importante que sepas todo, que estés al tanto de las cosas, es importante que tú también tengas preparación para la llegada del bebé, no sé si lo ves de esta manera, pero no sólo Alexandra está embaraza, tú de alguna manera también lo estás, sólo que no físicamente –me explicó–. ¿Tienes una pequeña idea de cómo luce el bebé en este momento? –me preguntó, cambiando rápidamente de tema, pero en el mismo contexto.
     –Si, tengo una idea, es pequeño –le contesté nervioso–. Del tamaño de una fresa probablemente. ¿Y está bien? –le pregunté preocupado–. ¿Alexandra está bien?
     –No lo sé, Liam –me respondió impaciente–. No podemos ver nada, por obvias razones, todavía no se encuentra lo suficientemente desarrollado para determinar su salud, pero en unas cuantas semanas Alexandra podrá asistir a cuidados prenatales, y unas semanas después a algunas practicas, como preparaciones para el parto, tú tendrás que estar ahí, para prepararte junto con ella –me contestó–. Y sí, Alexandra está bien por el momento.
     –Será incómodo –mencioné para mi mismo.
     –Sería menos incómodo si ella tuviera tu edad –me atacó.
     –¡Ya basta! –exclamé molesto–. ¿No crees que es hora de qué me dejes en paz?
     –Soy su madre –se defendió–. Y mi opinión cuenta desde que ella es menor de edad.
     –¿Todo bien? –preguntó alguien entrando a la sala, Alexandra.
     –Si, todo está bien –le contesté rápidamente.

5:00 P.M.

En mi departamento, en el sofá, estaba hablando con Alexandra sobre su mamá. Dice que está enojada pero la ha sabido entender, y sobre mí, bueno, sigue como pensé que seguiría, una mezcla de desacuerdo, pero de alguna manera con entendimiento y aceptación. Ahora, pensando sobre mis papás, ellos no saben nada de lo que está pasando, quiero decirles, pero de alguna manera no puedo, sentiría su gran desaprobación, pues ellos siempre quisieron que tuviera una gran boda y después de unos meses anunciarles que sería papá, supongo que las cosas no salieron de la manera en la que ellos planearon.
     –Oye… ¿te importa si te pregunto algo? –le pregunté.
     –Me acabas de preguntar algo –me respondió riendo.
     –Muy graciosa.
     –Vale ¿Qué pasa? –me preguntó con más seriedad.
     –¿Te importaría si te presento a mis padres? –le pregunté.
     Ella no me respondió nada. Dejó esa cara seria, sin expresión alguna durante un minuto, y después sonrió, pero extrañada.
     –No estoy segura. Ellos creerán que soy muy joven –me respondió.
     –Si, bueno, lo eres.
     –Está mal –Me dijo.
     –Lo sé –le respondí con algo de remordimiento
     Es la primera vez que me siento mal por estar con Alexandra, siento que he arruinado su vida, siento que es mi culpa. Tal vez lo sea, pero la amo, y eso es algo que no tu no eliges, no eliges de quien enamorarte, pero si pudiera, cambiara una sola noche, cambiaría cualquier cosa para que lo que le esta pasando no le pasara, y si las cosas estuvieran yendo de otra manera, si sus padres hubieran sido menos comprensibles, yo hubiera deseado no haberla conocido, sólo para que no pasara por lo que esta pasando. Pero justo ahora, estamos bien, claro, a parte de todo lo malo, es decir, casi todo, pero estamos bien.
     –Pero no me importa –me dijo mientras se ponía de pie.
     –¿A dónde vas? –le pregunté.
     –Justo aquí –me respondió.
     Se acerco a mí, y se sentó abierta de piernas en las mías, así quedaba frente mío.
     –¿Sabes porque me gusta sentarme así? –me preguntó
     Yo me encogí de hombros.
     –Porque te puedo ver a los ojos, me encantan tus ojos –me dijo–. Me encanta poder estar tan cerca de ti, no sé se que es exactamente lo que siento cuando te miro a los ojos, cuando estoy tan cerca de ti.
     –Una mezcla entre amor, y ganas de besarte. ¿Deseo? –continué.
     –Si, eso –me respondió con una gran sonrisa
     –Y después tengo que dejarte saber –le dije.
     –¿Qué cosa? –me preguntó
     –Que te amo –le respondí.
     –Yo también te amo –me dijo con otra gran sonrisa.
     Me acerqué a ella y la besé, después deje caer mi cuerpo sobre ella en el sofá. Eran tan solo las pequeñas sonrisa entre los besos lo que lo hacia todo más especial, era de alguna manera como me decía que lo estábamos disfrutando, porque siempre era divertido hacerlo.
     –¡Ugh, no, por favor, consíganse una habitación! –exclamó mi hermano mientras salía de su habitación y caminaba hacia nosotros.
     Alexandra y yo reímos y yo lo volteé a ver.
     –Este piso es mío, puedo hacer lo que quiera en él y donde sea –le dije.
     Seguía encima de Alexandra, una posición incómoda si consideras el estar hablando con otra persona, mientras ésta los ve.
     –Esto es extraño –comentó Alexandra.
     –Sí, lo es, por eso me voy –le dijo mi hermano y caminó de regreso a su habitación.
     Yo volteé a ver a Alexandra y le sonreí, le di un beso rápido y me quité de encima, después me puse de pie.
     –Creo que es hora de llevarte a casa –le dije
     –¡No! –repeló–. ¿Por qué? ¡Es temprano!
     –Voy a ver a mis padres, necesito decirles todo.
     –¿No es algo tarde para eso? –me preguntó.
     –No, tal y como tu dijiste, es temprano.

6:30 P.M.

En casa de mis padres me estaba preparando para darles la noticia de su vida, la noticia que habían estado esperando, tal vez no de la manera en la que ellos hubieran querido: yo casado, con alguien de mi edad. Pero sigue siendo la noticia. Los tres estábamos sentados en la sala, creo que saben la seriedad del asunto, que es algo importante.
     –Papá, mamá –comencé–. Mi novia está embaraza –les informé sin más rodeos.
 Durante los primeros segundos no dijeron nada, y después mi papá me miró, analizándome.
     –¿Cuándo es la boda? –me preguntó alegre.
     –No hay boda –le contesté.
     –¿No habrá boda? –me preguntó molesto.
     –No habrá boda, esto no era planeado –le respondí.
     –Nosotros ni siquiera conocemos a tu novia –me reclamó mi mamá–. ¿Y de cuántos meses? –me preguntó respecto al embarazo.
     –Tiene 9 semanas –le contesté.
     –¿Cuándo la vamos a conocer? –me preguntó mi papá.
     –Cuando quieran, puedo traerla cuando quieran –le contesté.
     –¿Qué tal mañana? –me preguntó mi mamá.
     –¿Mañana? Puede ser –le contesté–. Pero tengo que decirles una cosa, sean amables, porque ustedes no son exactamente la definición de amabilidad –Les pedí.
     –¡Somos amables! –exclamó mi mamá ligeramente ofendida.
     –No, no lo son –le repliqué.
     –Liam, esta chica… tu hermano nos ha contado de ella –me comentó mi papá.
     –¿Qué les ha contado? –le pregunté con interés.
     –Bueno, sabemos que es mucho menor que tú –continuó mi papá.
     –Mucho menor –repitió mi mamá–. Pero tú tomaste las decisiones, aún sabiendo que eran malas decisiones. Y si te interesa saber, si, estamos enojados por ello, pero creemos que es tu responsabilidad cuidar de esta chica ahora, y de el bebé que nacerá en unos meses.
     –Creí que estarían decepcionados –les dije.
     –Oh, si lo estamos –dijo mi mamá.
     Decepcionados, siempre lo están, no importa lo que haga, siempre habrá algo que salga mal, y que haga que todo lo que hice pareciera insuficiente, aunque, en esta situación, yo también estaría algo decepcionado. Pero todo eso no me importa en ese momento, solo puedo y tengo que concentrarme en Alexandra, y el bebé, ninguna cosa es más importante en este momento.

8 comentarios:

Tefiih dijo...

Aiiiiiiiiiii me encanto el cap!!
Como trataran a alexandra los padres de liam???
aii ya kiero saber!!!
Tengo toda la intriga!!jejeje

vatz99 dijo...

me gusto el cap.
y me gusta mucho la pareja que hacen liam y alexandra.
emm.. me gustaria que te pasases por mi blog es:
blancaysuamor.blogspot.com

luciana dijo...

Me encantooo el cap!!! ellos dos hacen re linnda pareja!!!
que buchon el hermano de Liam XD
como la trataran a alexandar???
hay q ntriga ya kiero saber!!!jejeje
Besos♥"

Rommi* dijo...

Que les cuesta a los padres de ambos ser agradables ¬¬' o sea ya esta bien Liam y Alexandra cometieron un error pero ya! siendo mala onda con ellos no sacaran nada...
Mm.. yo quería que Liam fuera con Alexandra a la primera cita del doctor :c hubiera sido tierno *-*
Que momento más tierno en el sofá ♥ jajajaja :) me encanta esta pareja!

Saludos ^^

jad dijo...

me gusto el capitulo aunque... no creo que... bueno, a estas alturas ya no hay mucho que puedan hacer... pero y que pasa si el bebe fuera de tony? eso cambiaria totalmente las cosas, y seria genial! ya que, bueno, si fue cin uno un dia, y con el otro al siguiente pues... no se sabe de quien es... ya quiero saber que pasara!

Last time around dijo...

Hola! Me encanto el capitulo!! Enserio fue genial :D
Tengo una duda: Como haces para poner los cositos del costado con el nº de capitulo y la fotito del personaje??
Siguela pronto y si tienes tiempo visita mi blog :D
Besos ♥

♪Last time around ♫

Candela Lobo Welsh ★ dijo...

Liam&Alexandra... es tan tierno *O*
Me encantó, tienes que seguir escribiendo :D
Besitos!

Jujee. dijo...

Holaa Mar,ame el capitulo ;)
Tienes un premio en mi blog http://365diasstory.blogspot.com,pasate!Un beso♥